Se trata de autómatas que podrían ser usados para actividades de alto riesgo o excesivamente rutinarias. Expertos mexicanos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) han diseñado prototipos de autómatas caminantes. 

Estos desarrollos tecnológicos servirán como modelos para la fabricación de otros capaces de reemplazar a los humanos en labores sumamente riesgosas o demasiado rutinarias. De entre las tareas que estos robots humanoides podrían realizar, está el rescate de individuos en áreas de incendio o la recuperación de heridos en edificios afectados por terremotos

Los especialistas del Cinestav crearon soluciones electromagnéticas y algoritmos capaces de imitar las funciones biológicas que les permiten a los humanos desplazarse de modo estable y estar de pie. Todo ello se dio a conocer a través de un comunicado de esta entidad del Instituto Politécnico Nacional, en México.

El principal responsable del proyecto, Juan Manuel Ibarra Zannatha, comentó que la primera etapa para la fabricación de estos robots con forma humana es el desarrollo del diseño mecánico requerido y la realización de fórmulas matemáticas para calcular sus movimientos. 

Además se precisará del apoyo de expertos en informática para efectuar simulaciones del accionar de los androides, con un alto grado de realismo. Para lo anterior también serán necesarios planteamientos dinámicos, cinemáticos y geométricos. Lo que sigue es optimizar los modelos, esto es, usando la información integrada, el sistema proporcionará los tamaños adecuados para las extremidades de los androides, así como también las masas recomendadas.

Ibarra Zannatha explica además que, cuando se ensambló al prototipo de robot, fue necesario evaluar el desempeño del control automático individual de cada una de las articulaciones para conseguir la dinámica deseada, lo cual precisa de más de veinte motores funcionando de manera simultánea en cada robot. 

Puesto que los especialistas deben medir la colocación, velocidad y aceleración requerida en la mecánica de desplazamiento a pie de los androides, se trata de una tarea nada sencilla, aunque de gran potencial y posible aprovechamiento. Los humanoides diseñados por estos científicos mexicanos, utilizan principalmente centrales inerciales. 

Estos últimos, son aparatos electrónicos encargados de medir la orientación y fuerza gravitacional indispensable para asegurar la estabilidad del movimiento del robot y que evite que se caiga. 


#Tecnología