Un análisis desarrollado por la Universidad de Connecticut ha investigado la desaparición de las especies a causa del calentamiento planetario de acuerdo con la intensidad que tendrá en el porvenir. En términos generales, la investigación anticipa una tasa de desaparición de 3 por ciento, de acuerdo a las circunstancias actuales, mismas que hacen esperar un incremento de 2 por ciento en la temperatura global para el año 2100. 

Si nuestro planeta se calentara tan solo 3 grados, el peligro de extinción masiva se incrementaría en un 8.5 por ciento. Y si acaso el cambio climático deriva en un incremento de 4.3 grados centígrados, esto se vería reflejado en una tasa de especies extintas del 16 por ciento.  

En un estudio dado a conocer en la revista Science, fundamentado en investigaciones previas, Mark Urban, científico de la Universidad de Connecticut, asevera que las anticipaciones del incremento de la temperatura planetaria en el porvenir, podrían afectar la existencia de una de cada seis especies, de no presentarse un cambio positivo en las actuales políticas ambientales.  

Y aunque ya se habían desarrollado diferentes trabajos acerca de cómo las especies por separado pueden ver su existencia en riesgo por el calentamiento global, el estudio de Urban es el primero en abordar esta problemática desde una perspectiva holística.  

Urban explicó al respecto que, se pueden revisar todas las investigaciones realizadas y conocer las opiniones de los científicos más destacados, pero entonces es cuando se hace evidente la incertidumbre en cada acercamiento: cómo es que hallar patrones comunes modifica los resultados obtenidos al final del estudio.  

Cerca del sesenta por ciento de las investigaciones dedicadas a las consecuencias del cambio climático, se focalizan en Europa y Norteamérica. No obstante, Sudamérica y Oceanía se encuentran en un mayor peligro de perder especies a consecuencia del calentamiento global, en un futuro mediato.  #Investigación Científica

El problema con estas regiones del mundo es que se trata de continentes que cuentan con características climáticas únicas y varias de sus especies nativas cuentan con un alcance limitado para asegurar su supervivencia. Ciertas de las especies nativas con rangos menores de clima propicio para su desarrollo, como anfibios y reptiles, corren un riesgo 6 por ciento mayor que las especies no nativas que comparten hoy en día su entorno.