Por primera ocasión, un grupo multinacional de investigadores ha revelado que vistosas y multicromáticas auroras pueden ser captadas a simple vista en un mundo rocoso además de la Tierra: nuestro vecino planeta rojo.

Este fenómeno parecía factible luego de que el dispositivo de captura de imagen SPICAM, instalado en un satélite de la ESA, lo registrara estando en órbita sobre Marte hace una década. Ese mismo descubrimiento fue confirmado el pasado mes de marzo por la misión MAVEN de la #NASA, la cual ha completado un millar de órbitas alrededor de Marte, desde que comenzó sus labores astronáuticas.

Por medio de estudios de laboratorio y un esquema numérico creado por físicos de la NASA y otras instituciones científicas, se halló que las auroras marcianas, como en la Tierra, también se manifiestan en un rango de visibilidad. Cabe mencionar que el color predominante de las auroras marcianas es de un azul intenso.

Tal y como sucede en nuestro planeta, los colores rojo y verde también aparecen en las auroras de Marte. En repetidas ocasiones a lo largo de un ciclo solar, luego de potentes erupciones del Sol, tales luminosidades son lo bastante intensas como para ser observadas directamente desde la superficie marciana.

La presencia de este fenómeno, tan admirable como bien estudiado en nuestro planeta, detectado ahora en Marte, ofrece muchos aspectos de interés. Uno de ellos se refiere a lo que nos revela acerca de los restos de un posible campo magnético marciano. Los científicos consideran que el joven planeta Marte, hace unos 3,500 años, contaba con un campo magnético que abarcaba todo su volumen.

Pero desde un enfoque más humanista, esta comprobación astronómica de la ocurrencia de auroras en Marte, nos lleva a pensar que la belleza de la naturaleza, esas manifestaciones que nos hacen contemplarla con reveladora admiración, es un elemento que hermana a todos los objetos del espacio, más allá de sus dimensiones o lejanías.

No será sino hasta el 2030, cuando la NASA emprenda el primer viaje tripulado a Marte, que acaso por fin pueda ser confirmado directamente por un astronauta, la ocurrencia de este fenómeno.

#Investigación Científica