Para empezar podemos preguntarnos: ¿es cierto que las personas inteligentes buscan ingerir drogas psicoactivas como la cocaína o el LSD?

En primer término Wikipedia nos dice que la inteligencia es ‘la facultad de la mente que permite aprender, entender, razonar, tomar decisiones y formarse de una idea determinada de la realidad’.

Respondiendo a nuestra pregunta, un psicólogo de nombre Satoshi Kanazawa de la London School of Economics, afirma que las personas que tienden a ser más inteligentes o creativas son más propensas a consumir este tipo de drogas.

Menciona en su teoría que una persona con inteligencia más desarrollada, busca tener experiencias nuevas, mismas que le darán armas para enfrentarse a situaciones nuevas y poder resolver problemas desde varios tipos de ángulos.

Esto lo dedujo gracias a cinco años de investigaciones y experimentos de laboratorio, primero con ratas y luego realizó extensos cuestionarios a grupos de personas entre los cuales elegía creativos, diseñadores gráficos, periodistas, ingenieros, músicos y arquitectos.

Luego de esto, entrevistaba a personas que desempeñaban actividades menos complejas como lava trastes, auxiliares administrativos, entre otros.

¿El resultado? Las personas que se dedicaban a realizar actividades que exigían mayor esfuerzo mental aceptaron al menos una vez en su vida haber probado drogas psicoactivas; además, aceptaron que cuando consumieron estas sustancias, notaron mayor facilidad para resolver panoramas adversos.

Sin embargo, con su teoría no quiere promover que la gente se drogue sólo por el hecho de parecer inteligente; ya que en su estudio publicado por el sitio Psychology Today menciona: “las drogas destruyen y por muy inteligente que sean las personas que las consumen, llegará el momento en que su cerebro solamente dependa de las drogas para ser creativos”.

Para tener una mejor conclusión, entrevistamos a varios DJ’s especializados en música electrónica y estos aceptaron que al consumir cierta cantidad de LSD pueden “sentir la música” y manifestaron tener un mejor control del ritmo y la sincronía entre una canción y otra. Cuando no estaban bajo los influjos de esa droga, podían lograr lo mismo, pero les resulta más fácil hacerlo con los sentidos completamente alterados por la sustancia. #Salud #Investigación Científica #Descubrimientos