Con todos los ingredientes de una obra de ciencia ficción, la revista Monthly Notices, de la Royal Astronomical Society, publica un estudio científico donde se revela el extraño comportamiento de la estrella denominada KIC 8462852, a 1,500 años luz de la Tierra y con un tamaño de 1.5 veces nuestro sol.

El comportamiento que ha captado la atención, según astrónomos y científicos, consiste en la disminución atípica del brillo de la estrella reportado por el telescopio Kepler durante los últimos cuatro años, en dos eventos, que han sido clasificados como D800 y D1500, con reducciones de 15% y 20% respectivamente, los cuales sólo pueden ser causados por objetos de extraordinarias dimensiones.

En busca siempre de una explicación científica de estos “bajones” de brillo, los investigadores, entre los cuales se encuentra Tabetha Boyajian, autor del reporte, han ido descartando una a una las posibles causas, desde discos circunestelares –se dan en estrellas jóvenes--, alguna colisión planetaria, o bien, una lluvia de cometas provocada por el paso de alguna estrella de campo.

Una segunda investigación, forzada por no encontrarse alguna otra explicación, ha tenido que contemplar la posibilidad de una megaestructura realizada por alguna muy avanzada ingeniería extraterrestre, situación que desde luego no fue fácil considerar, pero que la misma complejidad de esta supuesta obra da pie para no descartar.

Sin contar con alguna evidencia, se cree que esta megaobra tendría como finalidad aprovechar toda la energía propia de la estrella, algo que en nuestra civilización terrestre ya se había planteado en la teoría “Esfera Dyson”, pero que aparentemente no era viable, hasta que apareció este avistamiento que logra poner en la mesa esa posibilidad que sólo una civilización extraterrestre pudiese lograr.

Lejos de la pretensión de que esta hipótesis sea la prueba de alguna civilización alienígena, lo que queda es mantener una observación continua sobre la estrella KIC 8462852 para detectar algunas señales de radio artificiales que confirmaran, quizás, la presencia de alguna raza extraterrestre capaz de crear esa prodigiosa megaestructura. #Tecnología #Investigación Científica #Descubrimientos