Como ya hemos comentado en otros artículos, la Universidad Nacional Autónoma de México, se distingue a nivel mundial por sus múltiples investigaciones científicas y tecnológicas que enorgullecen a todos los que de alguna manera hemos tenido la oportunidad de estudiar y/o colaborar con tan prestigiada institución.

 

A partir de una convocatoria que llevó a cabo la NASA y que consistía en crear una arquitectura de alto nivel que pudiera ser impresa en 3D y que pudiera ser adecuada para permitir la vivienda en el planeta Marte, los investigadores de la Facultad de Estudios Superiores Aragón, diseñaron y elaboraron un modelo arquitectónico que permitiría la vida en el planeta rojo.

 

Este proyecto logró la aprobación de la NASA en las primeras dos etapas de un total de cinco que consta dicha convocatoria.

 

El modelo en cuestión se basa en la estructura modular pentagonal que existen en los panales de abejas, los cuales ayudan a disminuir el riesgo de colapso ante las frecuentes y violentas tormentas de arena que persisten en este planeta hasta ahora poco explorado.

 

La NASA considera que Marte podrá ser habitado por seres humanos en las próximas dos décadas.

 

Los investigadores de la UNAM también utilizan materiales que existen en la superficie marciana para la elaboración de estas casa, lo que ayuda a un ahorro extraordinario al no tener que transportar materiales desde la tierra para su construcción.

 

En otra investigación mas terrenal, el investigador Ingeniero en Biotecnología, Ramón Bacre Gutiérrez, ex alumno de la Maestría en Ciencias de la Tierra, está trabajando en el desarrollo de una nueva y funcional clase de fertilizante que tiene la capacidad de obtener los mejores nutrientes de la tierra tales como el carbón y enfocarlos al desarrollo y crecimiento de la siembra.

 

La utilización de este nuevo fertilizante traería también grandes ahorros en costos relacionados con insumos.

 

Además ofrece la oportunidad de obtener una mayor retención de agua en suelos secos, deteriorados o degradados que no permiten el desarrollo de la siembra.

 

Este nuevo fertilizante busca apoyo económico para su desarrollo y comercialización a nivel comercial.

 

Felicitamos y nos sentimos enormemente orgullosos de los estudios e investigaciones que realizan estos científicos, quienes con su talento desarrollan proyectos e ideas que pueden hacer de éste y otros mundos, un mejor lugar para vivir.

 

Ojala y ambos obtengan el apoyo que necesitan para su desarrollo y podamos el día de mañana disfrutar como sociedad de los beneficios que estas investigación ofrecen al mundo. #Salud #Tecnología #Investigación Científica