Científicos han captado series de ondas de radio emitidas desde una misteriosa fuente, al parecer ubicada allende la Vía Láctea. Los análisis de los astrónomos reportan que esas explosiones de ondas de radio son repetidas por un objeto espacial sumamente potente, en emisiones que duran menos de un minuto. Hasta antes de haberse detectado tal fenómeno, el cual fue dado a conocer en la revista Nature, esta clase de explosiones eran consideradas como eventos aislados.

Astros en decadencia

Muchas de las explicaciones acerca de las Explosiones de Radio Rápidas (FBR, de acuerdo a sus siglas en inglés), se relacionan con catastróficos acontecimientos en los que la fuente de las emisiones es destruida. Ejemplos de esta clase de objetos en explosión, son estrellas en su fase supernova o estrellas de neutrones colapsándose en agujeros negros. No obstante, el reciente descubrimiento demuestra que, por lo menos algunos eventos de FBR, son originados por algo diferente.

Un enigma astronómico

Las FBR captadas tienen una duración de apenas milésimas de segundo. Se trata de algo que ha sorprendido a los astrónomos más importantes del orbe. Fueron detectadas por primera ocasión hace casi diez años. Y no obstante varias tentativas realizadas para hallar explosiones parecidas, no habían sido captadas hasta fechas recientes, causando el azoro de la comunidad científica.

Un hallazgo asombroso

El 5 de noviembre del año pasado, Pablo Scholz, aspirante a doctorado de la Universidad McGill, en Canadá, recopiló los últimos datos obtenidos por el radiotelescopio instalado en Arecibo, Puerto Rico. Tal información, al ser conjuntada con referencias conseguidas en mayo y junio y luego de ser procesada en el Centro de Computación de Alto Rendimiento de McGill, revelaron numerosas ráfagas con similares características a los de una FBR captada en el 2012.

Misterioso en las profundidades del cosmos

Tales señales de repetición causaron sorpresa y emoción en Scholz, puesto que se percató que ese hallazgo marcaría un parteaguas en la investigación acerca de los FBR. Scholz detectó que hubo diez idénticas explosiones más. Pero se trata de emisiones de radio que no solamente se repiten en idéntico parámetro, sino que sus espectros y brillos son totalmente distintos a los registrados en otros eventos de FBR.

Este descubrimiento apunta a que las ráfagas en cuestión deben haber sido emitidas por un objeto fuera de lo común. Podría tratarse de una estrella de neutrones girando, con un poder nunca antes registrado, capaz de producir pulsos de un brillo descomunal. Pero los investigadores también han considerado que esas enigmáticas señales podrían estar relacionadas con una inédita variante de FBR, de la que no se había tenido noticia.

Buscarán profundizar en la naturaleza de las FBR

En estudios que se proyectan para un porvenir mediato, Scholz y sus colaboradores tratarán de averiguar desde qué galaxia el desconocido objeto está emitiendo las extrañas FBR. Para conseguir este objetivo, se anticipa utilizar radiotelescopios más potentes que el de Arecibo, a través de una técnica denominada interferometría. Se efectúa con la ayuda de varios radiotelescopios ubicados en diferentes regiones, conjuntados para alcanzar altos niveles de resolución. Así se tratará de identificar la procedencia exacta de la enigmática fuente de las FBR. #Investigación Científica