Fósiles de un organismo de 400 millones de años, recientemente descubierto, denominado Tortotubus, no solamente están considerados como los más antiguos con relación a un hongo, sino también los restos más antiguos de cualquier criatura que habitara en tierra firme de los hallados hasta la fecha. El hallazgo fue reportado en una reciente entrega del Botanical Journal de la Linnean Society.

Pioneros de la vida terrestre

El Tortotubus- organismo parecido a los hongos actuales- y otros parecidos, tuvieron una importancia determinante para el surgimiento de plantas de estructuras más complejas y los primeros #Animales de tierra firme. También fueron indispensables para iniciar los primeros procesos de putrefacción y de conformación de los suelos tal y como los conocemos. Todo lo anterior fue esencial para el desarrollo de la vida en la Tierra.

Los comienzos de una era planetaria

Martin Smith, científico de la Universidad de Cambridge y autor de un artículo acerca del tema, incluido en la mencionada publicación, comenta que, durante el tiempo en el que existió esta criatura, las formas de vida existentes en el planeta se desarrollaban casi de modo exclusivo en el mar. En la tierra no había nada más que primitivas plantas de liquen y musgo. Para que surgieran, posteriormente, árboles, plantas y las especies animales relacionadas con ellos, tuvieron que presentarse las primeras dinámicas de putrefacción y surgimiento del suelo tal como lo conocemos, para así propiciar el fenómeno de la floración.

Indagando en el crisol de la vida

Smith y sus colaboradores analizaron diferentes microfósiles hallados en Escocia y Suecia, todos ellos más diminutos que un cabello humano. Los científicos trataron de reconstruir la manera en la que crecieron dos clases distintas de fósiles que fueron clasificados por primera ocasión en los años ochenta del siglo XX. En un principio se consideró que tales fósiles correspondían a dos seres vivos distintos, pero por medio de la comparación con fósiles similares, Smith logró demostrar que se trataba de un solo organismo en diferentes fases de su desarrollo.

Sorprendentes organismos ancestrales

El Tortotubus era capaz de almacenar y aprovechar nutrientes por medio de un proceso de descomposición. Tras reconstruir cómo es que este organismo de desarrolló, Smith y su equipo fueron capaces de comprobar que los fósiles en cuestión son de micelio, es decir, filamentos parecidos a raíces que los hongos usan para obtener elementos nutricionales del suelo.

Smith afirmó que estos fósiles de Tortotubus ofrecen evidencias de que los hongos colonizaron tierra firme antes que las primeras especies animales dejaran el mar. El autor de la investigación está convencido que, con este hallazgo, se llena un vacío clave en la comprensión del surgimiento de la vida en tierra firme. #Ecología #Investigación Científica