Por Mitzi Vera

A tres horas de la Ciudad de México se encuentra el Santuario de la Mariposa Monarca, a donde año con año llegan estos animales coloridos en el mes de Octubre. El lugar ofrece comida artesanal antes del recorrido (tacos y tortillas hechas a mano, barbacoa, carnitas y quesadillas).

Para subir con las mariposas son cuatro kilómetros a pie, para los niños y personas de la tercera edad rentan caballos en 200 pesos; sin embargo, los animales lucen sin fuerza y cansados, percibimos que no los alimentan bien (no recomendamos esta opción por el bien de la naturaleza).

El lugar recibe desde el mes de octubre a miles de mariposas monarcas. Viajan desde Canadá y vuelan cerca de cuatro mil kilómetros para llegar a tierras mexiquenses, ya aquí se aparean.

Al aparearse pueden tardar desde 10 minutos hasta una hora; las hembras lo hacen una vez y los machos varias. El proceso termina en el mes de marzo y nuevamente vuelan rumbo a Estados Unidos, son tan listas que aprovechan las corrientes de aire para apoyarse en su viaje.

Por lo general las que regresan son las hembras, ya en Estados Unidos dejan entre 400 y 500 huevos, posteriormente mueren. El periodo de vida de una mariposa es de tres semanas.

Algo que las caracteriza es que tienen gran cantidad de sangre en el abdomen, el cual las ayuda a sostenerse cuando vuelan; sin embargo, los pinzones de Darwin (pájaros) se aprovechan del tamaño de su vientre y las atacan desde ahí. En el Santuario se observan muchas en el suelo, ya sin vida por la misma razón.

La única regla del lugar es no tocar a las mariposas, ya recorridos los cuatro kilómetros (cerca de hora y media caminando) se puede apreciar a las mariposas posadas en los árboles, si no hay ruido se escucha cómo aletean.

Una mariposa pesa un gramo, es muy ligera; el macho se distingue porque tiene más puntos negros en las alas.

La experiencia es única, los guías platican que debido al periodo de vida tan corto de estos animales las que se observan en el Santuario ya no regresan.

Este año aumentó la población de las mariposas monarcas, México recibió cerca de 140 millones. Creció un 255 por ciento a comparación de años pasados, lo cual el titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales (Conanp) atribuye a que se han hecho alianzas con Canadá y Estados Unidos para preservar el mundo verde.

También surgieron nuevas colonias en Michoacán (donde igual arriban mariposas) y en el Estado de México, cinco en total. Tres áreas cuentan con la protección federal, tales como: la Reserva de la Biosfera,  el Área de Recursos Naturales de Valle de Bravo- Malacatepec así como el Área de Flora y Fauna del Nevado de Toluca.

Los especialistas descartan que las mariposas se encuentren en crisis migratoria, según el periódico Milenio, diez mil personas monitorean año con año la llegada de los animales para brindarles protección.

Muy cerca del Santuario se encuentra Valle de Bravo, al finalizar el recorrido de las mariposas una de las opciones es comer en los yates del pueblo mágico. #Ecología