Existe desde los tiempos más antiguos, Hipócrates, padre de las ciencias médicas, comenzó a estudiarla y hacer anotaciones acerca de la melancolía y observó que esta iba más allá de un sentimiento o emoción, la melancolía cambiaba la conducta de las personas, convirtiendose así en un padecimiento físico.

A finales del siglo XIX, los médicos, partiendo del estudio de su mentor Hipócrates, comenzaron a llamar a la tristeza o melancolía; enfermedad, pues esta, no era sólo un sentimiento pasajero, si no que afectaba la conducta y las actividades físicas y sociales de los individuos, hasta hacerlos disfuncionales en su vida, pues sumado a las emociones, se presenta amplia sintomatología física y mental.

Hoy su nombre es depresión, y se debe a que, la #Medicina encuentra que en el paciente depresivo, todas las funciones de sus diferentes organismos, están deprimidas y esto es generado por severos trastornos de tipo bioquímico que afectan la salud de la persona en varios de los aspectos que ya mencionamos anteriormente. El término de la enfermedad, es la única entidad médica,  que lleva el mismo nombre que en nuestro lenguaje común le damos a un sentimiento: depresión, y para poder diferenciarla y clasificarla por los síntomas manifestados, las ciencias de la salud, entonces le da el nombre de depresión clínica.

Qué es la depresión clínica

Tenemos claro ya  que, en la depresión clínica, es una enfermedad; y  tan grave que si no es atendida, puede causar la muerte, debido a que el paciente en su tristeza profunda, causada por agentes bioquímicos inestables del cerebro, pierde el interés y la alegría por vivir; lo cual para quienes no la padecen, es algo exagerado, de cuestión en la actitud de la persona y creen, que sólo debe sobreponerse al sentinmiento de melancolía por el que pasa, pero esto no sucede, porque no depende del enfermo, ni está totalmente en sus manos salir de una crisis depresiva, no es tan sencillo, como lo ven los demás, que creen que sólo es cuestión de "ponerle empeño o ponerse las pilas".

La depresión en sus ambas formas (trastorno y personalidad-emocion) debe ser diagnosticada por el  médico especialista indicado que es el médico psiquiatra, la máxima autoridad en el tema, es él quién apoya al enfermo, para que este se sobreponga poco a poco. En algunos casos es de gran ayuda seguir un  tratamiento farmacológico adecuado. ¿Por qué se deben tomar medicamentos? expliquémoslo de la forma más sencilla, la depresión clínica es de herencia génetica, esto quiere decir que al paso de nuestro desarrollo mental, nuestro cerebro deja de producir por sí mismo la cantidad de sustancias necesarias que hacen que funcione de manera adecuda, manteniendo así la estabilidad fiisica, mental, cunductual y emocional del paciente. 

 Los tabús y la ignorancia en estos casos no ayudan, el consultar al psiquiatra no es diagnóstico de estar "loco" de hecho este término, no está permitido dentro de la medicina. Este especialista es la máxima autoridad en el tema y es quién debe determinar, el tipo depresión que se padece y su "grado de complicación", clínica o emocional, leve, moderada, mayor o severa; entonces dará al paciente el tratamiento adecuado según su criterio, para la cura, o que la persona pueda tener una buena calidad de vida. 

La depresión nunca está sola y su diagnóstico, se complica porque se oculta en los mismos sintomas de otras enfermedades. El tema es tan amplio y desconocido; que es por ello escribiremos varías entregas de artículos sobre ella, ahora sólo aprendimos, un poco su historia en la medicna y la diferencia, entre la clínica y la emocional. Pero más adelante vamos a conocerla mejor, para entender por qué es tan peligrosa. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Educación