En nuestro artículo anterior "No es nostalgía, ni simple tristeza, es Depresión y es una enfermedad mortal", tratamos de hablar de una manera sencilla de que la depresión es una enfermedad física, que por una infortunada casualidad, lleva el mismo nombre que una emoción. Pero para diferenciarlas, a la enfermedad se le da el nombre completo de depresión clínica.

En esta entrega hablaremos un poco más de lo impactante de este padecimiento, pues clínicamente su diagnóstico y tratamiento es clasificado "por grados". Quiero decir que la gravedad o complicaciones de la enfermedad será conforme a los síntomas y el tiempo que el paciente lleve presentando estos. Existen muchas clasificaciones para la enfermedad, pero los más comunes son: Trastorno Depresivo Leve, Trastorno Depresivo Moderado, Trastorno Depresivo Mayor y Trastorno Depresivo Mixto.

La depresión clínica tiene un mecanismo bioquímico, que es  la insuficiencia en la producción de serotonina y una mala metabolización de la noradrenalina, que son los neurotransmisiores del sistema nervioso central, encargados de equilibrar el estado de ánimo de las personas; Entendámoslo así para hacer más sencillo el tema: Si el órgano principal del cuerpo, el cerebro, el que envía las órdenes a cada una de las funciones de nuestros diferentes organismos, está enfermo, por no poder cubrir por él mismo la cantidad necesaria de de sustancias que necesita para hacer su trabajo correctamente; el deterioro de la salud física, mental y emocional, si no le prestamos la atención adecuada, será cada vez más deficiente. No habrá una buena o, por lo menos, estable calidad de vida, y la enfermedad será imposible de resistir o sobre llevar y desgraciadamente puede tener un desenlace fatal, como la muerte a través del suicidio, porque los que estamos "sanos" no conocemos ni comprendemos que el sentir del paciente de depresión es real.

Para poder identificar un trastorno depresivo mayor, el médico psiquiatra debe hallar en el paciente por lo menos 5 de los siguientes criterios (o síntomas) y, lo más importante, que estas "anomalías" se estén presentando de forma permanente en la persona por un periodo de dos o más semanas. Hoy les presentamos tres de los síntomas más significativos para el diagnostico de la depresión mayor.

1) Sensación de una tristeza profunda o un vacío que puede llevarlos al llanto y sin  ningún motivo que lo cause. Esto puede suceder durante todo el día o bien la irritabilidad, la ira o la  intolerancia están presentes en la conducta del enfermo.

2) Pérdida del interés o el placer de la mayoría de las actividades del día a día. Grave es que en esto se incluye que el paciente pierde incluso el interés y la alegría de vivir, así como también la pérdida del deseo y del placer  sexual.

3) Pérdida o ganancia importante en el peso corporal del paciente: debido o a su falta total de apetito, o aún  cuando lo tenga (dolor de estómago por falta de alimento) no comerá, porque no tiene el ánimo para hacerlo. No tiene las ganas, fuerzas y, una vez más, empleamos la palabra interés; siendo todo lo contrario en el aumento de peso. Entonces comerá compulsivamente, no importando que su estomago esté totalmente satisfecho o se la pasara comiendo cosas poco nutritivas durante el día, sobre todo carbohidratos (pan, dulces, chocolates, refrescos o sodas, postres, etc.) ¿Por qué? porque el comer ciertos alimentos o golosinas sí le causan sensación de placer, su estado de ánimo puede mejorar; pero el tema de los carbohidratos y la depresión lo abordaremos en un articulo posterior.

Estas son apenas algunas señales de que se puede padecer depresión. En el articulo siguiente abordaremos dos síntomas más y hablaremos de "las amigas" que siempre acompañan a la depresión, haciéndola así más cruel y difícil para quien la padece. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Educación #Medicina