Por Mitzi Vera

Twitter: @mitzmariann

El roce de las partes íntimas de un hombre o mujer con otra persona mientras viajan en el transporte público es muy común. Existen tres tipos de froteurismo (como se le denomina a la práctica según la ciencia).

No consensuado: Cuando un hombre o mujer pega sus partes íntimas a otra persona colocada de espaldas, sin su permiso, en este caso la práctica es considerada un delito.

Casual: Personas que rozan sus partes íntimas y ambas están de acuerdo, sin haber agendado una cita. Algunos de los practicantes portan una pulsera de color rojo para indicar que disfrutan del froteurismo.

Consensuado previamente: Como lo explicamos en el artículo 'Hay quienes sí disfrutan de las caricias en el Metro', personas que agendan el caluroso recorrido en el transporte público y en el camino practican froteurismo.

Las líneas en las que más se da la práctica según datos del Transporte Colectivo Metro son la uno, dos y tres; por lo general las personas homosexuales utilizan el último vagón para sus encuentros y las heterosexuales el penúltimo. #Medios de transporte