#NASA está investigando novedosas pistas acerca de cómo la Luna consiguió ciertas marcas de luz y sombra que caracterizan a su superficie. Para ello se están utilizando diferentes opciones de simulación informática y modelos virtuales de ordenador. Los curiosos “tatuajes” son observables en más de cien ubicaciones diferentes en la superficie lunar: algunos de ellos se exhiben en grupos y otros más en extraño aislamiento.

¿Qué son los remolinos lunares?

De acuerdo al científico de la NASA, John Keller, del Centro de Vuelo Espacial Goddard, tales patrones en la Luna, con forma de remolino, son sumamente particulares. Solo han sido detectadas formaciones de esta clase en nuestro satélite natural y el origen que tienen no ha sido descubierto. Son uno de los más grandes enigmas de la astronomía contemporánea.

No obstante, la agencia espacial estadounidense ha explicado en su sitio web que, observaciones realizadas con anterioridad, revelaron dos posibles indicios acerca del origen de estas formaciones en la superficie lunar. Una de ellas se refiere a grandes porciones de campos magnéticos que se encuentran adheridos a la superficie de la luna, aunque no todos estos restos de campo magnético presentarían “tatuajes”.

Un material extraterrestre desconocido

La segunda causa de los “tatuajes” lunares que Keller y su equipo están considerando es algún material no terrestre de naturaleza desconocida, el cual, al hallarse expuesto al espacio, experimenta alguna modificación química y se oscurece paulatinamente. Esta segunda explicación estaría asociada con la hipótesis de que numerosas partículas de polvo fueron elevadas por los impactos de los micrometeoritos, y estos fragmentos de campos magnéticos pudieron haberse formado de la eyección de materiales causada por los choques de cometas.

La acción magnética del campo habría ordenado las partículas de polvo lunar en formaciones parecidas a remolinos. De allí habrían surgido los singulares patrones oscuros y claros con distintas configuraciones.

El magnetismo lunar

La NASA ha explicado que, en la más reciente investigación acerca del asunto, han sido utilizados modernos equipos de cómputo para desarrollar modelos informáticos. Estos últimos han permitido obtener valiosas referencias acerca de cómo podría intervenir en el fenómeno un campo magnético.

Sin embargo otro investigador de la NASA, Bill Farrell, ha señalado que el principal problema acerca de las hipótesis de la formación de tatuajes lunares por medio de los campos magnéticos, es la debilidad que tendrían estos campos insertados en nuestro satélite natural. Serían aproximadamente 300 veces menos intensos que los de la Tierra. De manera que no tendrían la fuerza necesaria para alterar la ubicación de las partículas de polvo con relación al viento solar. #Investigación Científica