En un país como México en donde el machismo es una forma de vida tradicional, basado en la estúpida creencia de que el hombre debe de ser macho, borracho, parrandero, mujeriego, golpeador y dominador de su mujer o “vieja” –porque ni siquiera le llaman esposa o pareja- el simple hecho de tan solo pensar en recurrir a la #Vasectomía, se convierte en tema de tabú, miedo y en ocasiones burla.

Hoy 18 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Vasectomía sin Bisturí y el Sector Salud de nuestro país, realiza una campaña para la concientización de la población.

La vasectomía es una simple operación quirúrgica exclusiva para el hombre, que ha demostrado su amplio beneficio para el control de la natalidad.

Este método de control es efectivo y permanente -después de determinado tiempo-.

Se realiza mediante una intervención rápida, segura y gratuita en la hospitales del sector salud, aún cuando el paciente no forme parte como derechohabiente de ellos.

Su proceso es muy sencillo, tan solo se cortan y ligan los conductos deferentes,

de tal forma que se inhibe la aportación de espermatozoides en el semen durante la eyaculación.

La operación es ambulatoria, lo que significa que no requiere de ningún tipo de tratamiento especial u hospitalización que ponga en peligro la vida del paciente, quien tan solo tiene que esperar unos minutos después de la intervención, para posteriormente salir caminando por su propio pie.

Los beneficios sexuales posteriores son tantos y tan variados, que solo quienes se han atrevido a someterse a este procedimiento, pueden disfrutarlos.

Conociendo los beneficios de la vasectomía, es vergonzoso que en pleno siglo XXI, todavía haya seres que se hacen llamar “hombres” pero que por ningún motivo aceptarían someterse a esta operación, aún cuando su pareja corra el riesgo de perder la vida, debido en ocasiones al uso de otros métodos anticonceptivos que dañan su salud.

Esta operación en ningún momento afecta la virilidad masculina.

Nunca lo hará impotente, homosexual o menos hombre.

Al contrario, la libertad mental que se adquiere al sentirse seguro de no embarazar a su pareja en el acto sexual, lo convierte en un excelente afrodisiaco con excelentes resultados de erección, rigidez, desempeño y duración.

Desafortunadamente la ignorancia en el tema, fe en alguna religión que la prohíben o satanizan y el famoso “que dirán mis amigos”, se han convertido en los principales obstáculos para que muchos hombres, tomen una de las decisiones más importantes que puede cambiar su estilo de vida.

Nuestro deber como sociedad es fomentar, comunicar e informar sobre este tipo de procedimientos, desde nuestros hijos –niños y niñas- en edad escolar, hasta los adultos casados que ya han procreado algunos descendientes.

El aceptar someterse voluntariamente a este método anticonceptivo, es la mejor muestra de amor que se le puede ofrecer a su esposa o pareja, ya que conlleva un mensaje íntimo de valor y deseo sincero y honesto, por seguir estando juntos durante el mayor tiempo posible.

Así que, ahorita vengo, voy al sector salud. #Anticoncepción