México cuenta con varias especies de animales mamíferos que viven exclusivamente en este país. Este es el caso de la liebre de Tehuantepec, el mapache de Cozumel, el zacatuche o teporingo, el zorrillo pigmeo y quien se queda con toda nuestra atención en este artículo, la vaquita marina.

A grandes rasgos, la vaquita marina es, de las 128 especies de cetáceos que existen en el mundo, el más pequeño y el más amenazado. Es el único mamífero marino originario de México, su distribución es las más restringida del mundo, alcanza hasta 1.5 metros de longitud, pesa hasta 36 kilogramos, tiene manchas negras en la piel, alrededor de los ojos y los labios, se reproduce cada 2 años y se alimenta de calamares y peces.

Anuncios
Anuncios

¿Pero qué de especial hay en este animal exclusivo de México? Que tiene el tiempo contado y que la cuenta regresiva para su extinción es cada más corta.

¿Quién es el responsable? El ser humano y su inconsciencia, para variar… ¿Pero qué fue lo que pasó?

Historia de una extinción anunciada.

La vaquita marina siempre ha tenido una población muy pequeña, en su mejor época se llegaron a registrar de setecientas a novecientas especies que vivían en el alto golfo de México. Pero de los últimos años a la fecha, el número de cetáceos disminuyó drásticamente.

En palabras de Miguel Rivas, campañista de océanos de Greenpeace México y encargo del proyecto Vaquita Marina, comentó que la muerte del mamífero se debe a que caen en las redes de pescadores furtivos que en realidad van en busca de un pez llamado totoaba.

Anuncios

Los chinos descubrieron que la vejiga de este pez contiene grandes propiedades que los ayudan a combatir enfermedades y a tener mayor vigor energético. Eso causó una doble condena, tanto para el pez totoaba, como para la vaquita marina.

Un kilogramo de vejiga de totoaba se llega a pagar en el mercado chino hasta en 500 mil pesos.

Sin embargo, el problema es más grave.

Los pescadores furtivos de la totoaba son gente que necesita el dinero para vivir y para mandar a sus hijos a la escuela. Una noche de pesca les da la posibilidad de alcanzar una mejor calidad de vida. La mayoría decide arriesgarse con todo y sus consecuencias (entre ellas la muerte de las vaquitas marinas).

El gobierno mexicano ya prohibió las redes, aumentó el área de protección, lo declaró zona de no pesca y destinó algunos recursos económicos como incentivo para que no pesquen, sin embargo, la repartición del dinero no ha sido justa y la gente decidió volver a ir en busca de cotizada vejiga de la totoaba.

Los números no son optimistas, pero quizá todavía tengamos tiempo de salvarla. Para que sobreviva la vaquita marina hay que dar a conocer el mensaje. Ser amigables con el ambiente, cuidar el mar, no tirar basura ni colillas de cigarro. La naturaleza es un compromiso de todos. Es el único planeta en el que sabemos existe la vida.

. #VaquitaMarina #Extincion #Ayuda