Bill Gates otorgó un discurso la semana pasada en la Conferencia de Seguridad de Múnich, un evento anual donde se discuten los temas más importantes referentes a la seguridad internacional. Gates, el hombre más rico del mundo, ha invertido billones de dólares en programas filantrópicos y de beneficencia social desde hace 20 años junto con su esposa Melinda en un esfuerzo por mejorar la situación de salud mundialmente. Durante la conferencia, Gates señaló que existe una delicada relación entre la salud y la seguridad; el #Bioterrorismo abarca ambas.

El peligro en ignorar el vínculo entre la seguridad de salud y la seguridad internacional

Una epidemia surge más fácilmente en zonas frágiles atacadas por la guerra y la pobreza; una vez que se ha desatado, es infinitamente más difícil de erradicar.

Anuncios
Anuncios

Un virus o enfermedad que se propague, naturalmente o con intención, en un país en debilidad podría acabar con un gran porcentaje de la población si no se cuenta con los recursos necesarios para prevenir el contagio y ayudar a los afectados. Sabiendo esto y aunándolo a los avances científicos, no siempre ideados para usos benévolos, nace una nueva preocupación: el bioterrorismo. La ingeniería genética podría ayudar al movimiento terrorista a producir un virus sintético, ultra contagioso y mortal, comparte Gates.

Amenazas pasadas vuelven al presente

Gates asegura que el bioterrorismo podría ser una verdadera amenaza durante los próximos 10 a 15 años si no se desarrollan defensas en su contra, y un virus de este tipo podría erradicar a más de 30 millones de personas en menos de un año; si bien podría parecer una cifra fantástica, en 1918 (hace menos de 100 años) murieron entre 50 y 100 millones de personas a causa de un virus de la influenza particularmente mortal.

Anuncios

El hecho de que no haya sucedido algo similar en tiempos recientes no elimina la posibilidad de una pandemia mortal en el futuro, mencionó Gates.

Vacunas innovadoras, posible respuesta

Bill Gates menciona cómo en su niñez la principal amenaza a la humanidad era la guerra nuclear; años después se añadiría el cambio climático, y hoy se suma la pandemia y el bioterrorismo a la lista. Por esta razón, es de suma importancia el apoyar el desarrollo de armas como vacunas, diagnósticos y medicamentos. En la actualidad, la aprobación de una vacuna puede tomar hasta 10 años; para evitar la mayor cantidad de muertes a causa de una epidemia, este periodo de tiempo debe reducirse a 90 días. Sin embargo, la efectividad de este tipo de progreso se vería invalidada si una epidemia ya se ha salido de control. Por esta razón, la vigilancia y monitoreo de la salud poblacional por medio del sistema de salud pública es otra prioridad para Gates.

La tercera estrategia recomendada para tomar medidas contra el bioterrorismo es la preparación por parte del sector de salud y la práctica de soluciones.

Anuncios

Es necesario entender cómo se daría el contagio, cómo reaccionaría la población en pánico y cómo lidiar con medios de comunicación y vialidades saturadas. Gates mencionó sentirse alentado por la decisión de alianzas globales y líderes como la canciller Angela Merkel de Alemania y la primera ministra Solberg de Noruega de abogar a favor de la seguridad de salud; si se dedica una fracción de los recursos invertidos en defensa y armas a la preparación contra epidemias y bioterrorismo, en una década el mundo podría estar listo para superar un virus letal. #Ciencia #BillGates