Este miércoles 1 de marzo se presentó en la Ibero Puebla el libro, “Movilidad 3.0” de Alfonso Vélez y Jaime Ferrer, quienes también son cofundadores de la empresa Autotreffic, publicación que pretende dar las pautas metodológicas en el implemento y gestión de políticas públicas que favorezcan la movilidad sustentable y espacios para todos en las ciudades mexicanas.

Con ejemplos de casos análogos en ciudades europeas, como Visión cero en Suecia que lograron reducir a cero las muertes en accidentes viales, o el análisis de ciudades latinoamericanas en los casos de Curitiba o Santiago con los sistemas de movilidad masiva (BRT).

La movilidad urbana es un tema que está en boga en el argot de geógrafos, urbanistas, arquitectos, ingenieros, sociólogos, etc., temática a la que el capital de igual manera a volteado su mira, ejemplo de ello son los espacios urbanos aburguesados, que si bien han implementado con éxito políticas públicas de movilidad en las que se favorece el uso de la bicicleta como medio de transporte, también han favorecido a los procesos de gentrificación y despojo del patrimonio cultural e inmobiliario expulsando a sectores de la sociedad y beneficiando a la iniciativa privada y a las actividades de carroña de la especulación inmobiliaria.

Anuncios
Anuncios

¿Ciudad para todos?

Si en algo podemos estar de acuerdo, es que la ciudad mata, y es que por donde la veas mata, como ejemplo están las 17 mil muertes al año a causa de accidentes de tránsito en donde el 55% de ellas son peatones o las 14 mil muertes a causa de la contaminación, (según datos de los autores del libro), en lo que si no podemos estar de acuerdo, es en la visión desde posturas desarrollistas que ven a la ciudad como una maquinaria que habría que aceitar para lograr hacer funcionar mejor la acumulación de capital, mediante el mejoramiento de los flujos del mismo y la explosión de nodos económicos.

La postura, al menos a primera impresión, es la de potencializar la ciudad como instrumento, ya que, si bien en primera instancia se critica la verticalidad en la gestión de los espacios en donde se omite a la gente que los habita, se termina cayendo en un error similar, queriendo conceptualizar con supuestos, no identificando procesos sociales con características propias ya que se separa al “objeto de estudio” de la "realidad práctica", en donde se siguen generando y replicando conceptos de movilidad ciclista y sustentable desde la comodidad del automóvil, o bien replicando el discurso colonialista de las ciudades de centro que tratan de exportar la producción de un modelo de “ciudad sustentable”.

Anuncios

Ya el geógrafo marxista crítico de moda nos advierte de los procesos que tratan de copiar recetarios de los países de centro, aplicarlos en la periferia y bajo el implemento de políticas que incentivan órganos financieros internacionales de la usura como el BM y el FMI legitimar procesos de despojo y de acumulación por desposesión. “No podemos esperar que un tipo de geometría apropiado para estudiar un tipo de procesos vaya a ser adecuado para tratar otro tipo de procesos.” (D. Harvey)

Conceptos como “Smart city”, iniciativas de cobro por congestión vial o la necesidad del implemento casi obligatorio de tecnologías para regular la información y flujos de la movilidad urbana, son lo que terminan por alejar de la realidad, las necesidades específicas de nuestras ciudades latinoamericanas, mexicanas y poblanas.

Sin duda un elemento más, al debate sobre la gestión de nuestros espacios. #Ecología #Libros