Un reciente estudio de la Universidad de Colorado, Boulder, Estados Unidos, reveló que los pasajeros que viajan frecuentemente o por mucho tiempo en avión enfrentan un riesgo mayor de exposición a la radiación espacial.

Asimismo, el estudio apunta que este riesgo aumentará en los próximos diez años, debido a que se prevee que la actividad solar disminuirá y será mayor la cantidad de partículas provenientes del espacio que llegarán a la Tierra.

Delores Knipp, autora del estudio, alertó que los pasajeros de #Vuelos aéreo se exponen incluso a que la radiación pueda modificar el ADN o el funcionamiento de las células del cuerpo.

Anuncios
Anuncios

Viajes y rayos X

Con la tecnología aérea actual, el acercamiento a las partículas del espacio es prácticamente inevitable en los trayectos que sobrevuelan los polos.

El estudio indica que el impacto de la radiación de los pasajeros de un vuelo con estas características es equivalente a la que se recibe al realizar una placa de rayos X.

Por ello, la autora del estudio llamó a que la comunidad científica y las aerolíneas comerciales, tomen medidas en cuanto al impacto de la radiación espacial en las personas.

En particular y al parecer de la opinión científica, las aerolíneas deben prepararse al aumento de las partículas espaciales, con medidas como la cancelación de viajes o la modificación de algunas rutas.

La investigación

Knipp aseguró que sus investigaciones comenzaron cuando notó que con el inicio del ciclo solar mínimo, que reduce la actividad solar, aumentaría la capacidad de los rayos cósmicos de entrar a la Tierra.

Anuncios

Durante dicho ciclo, los rayos y partículas cósmicas podrán penetrar con más facilidad en las aeronaves que más se acerquen a los polos.

La investigadora usó para su estudio trabajos realizados previamente por la Nasa y mediciones sobre los valores de radiación que llegan a la Tierra, realizados por globos aerostáticos. También se apoyó en modelos desarrollados a través de computadores.

Asimismo, el estudio determinó que cuando las partículas espaciales logran entrar a las aeronaves, se convierten en una lluvia de partículas con una alta energía.

El Sol y su actividad

El Sol tiene un ciclo periódico de actividad, que fue descubierto a partir de 1755, año en el que comienzan a registrarse de manera sistemática las manchas solares.

El último máximo solar registrado fue a principios de 2014, por lo que los científicos predicen que la estrella disminuirá su actividad para llegar a un nuevo punto mínimo.

La estrella que conocemos como #Sol se formó hace aproximadamente cuatro millones de años. Desde entonces se ha mantenido estable y se presume que continuará así durante al menos unos 5 millones de años más.

Aún cuando a gran escala el Sol es una "estrella estable", su campo magnético posee una gran actividad: manchas, tormentas y eyecciones de material ocurren en ella. #ManchaSolar