En diciembre pasado se dieron a conocer nuevos datos sobre lo rápido que está bajando el nivel del hielo en el Océano Ártico y científicos ambientalistas han comprobado que partes de esa zona se están calentando dos veces más rápido de lo pronosticado, incluso existen lugares en los que la temperatura ha subido 20 grados por encima de sus promedios históricos.

Las expediciones recientes a la Antártida, región también conocida con el nombre de "el continente helado del hemisferio sur", indican que lo mismo está sucediendo en esta zona, aunque aún faltan datos para comparar los dos estudios, tanto los hielos del Polo Norte y el Océano Ártico, como los de la Antártida y el Polo Sur.

Anuncios
Anuncios

Ahora los especialistas en el #Cambio climático saben que el hielo ha descendido, pero desconocen en que porcentaje.

Debido a este contexto, una expedición internacional realiza experimentos de para conocer el grado de descongelamiento que está teniendo lugar en ese territorio, que es casi dos veces del tamaño de Australia y alberga el 60 por ciento del agua dulce del planeta. Estos hielos se están derritiendo de manera acelerada, mucho más rápido de lo que se había calculado con anterioridad. Lo que esta expedición determinará principalmente es la temperatura detonante para un deshielo catastrófico o si la aceleración del deshielo en la Tierra ya ha alcanzado el punto de imparable.

Hasta ahora la mayoría de los científicos están de acuerdo, según la información anterior, en que para finales de este siglo el nivel del mar en el planeta crecerá dos metros debido al cambio climático; preocupante, más no catastrófico y seguramente evitable.

Anuncios

Pero luego de los datos que se recabaron en septiembre del 2016 y que se analizaron y se hicieron públicos a fines de ese año, sobre el deshielo en el Ártico, los gobiernos e investigadores de Washington y Londres decidieron averiguar la situación actual de las consecuencias que trae consigo la emisión de diversos gases de invernadero que realizan la mayoría de las naciones del orbe.

Esto debido a que algunos investigadores han planteado escenarios más catastróficos, sobre todo porque, al parecer, el débil esfuerzo de las naciones por bajar la emisión de gases de invernadero no ha causado ningún efecto palpable en el avance del cambio climático, escenarios "apocalípticos" para algunos, pues estiman que el nivel del mar podría crecer en 10 metros para el año 2090, lo que daría fin a millones de asentamientos humanos cercanos al nivel del mar alrededor del mundo.

De continuar esta situación, se espera que el mar se irá comiendo poco a poco las zonas costeras. No hay que olvidar que, según cálculos, si se derritiera todo el hielo de la Antártida los océanos se elevarían por encima de los 20 metros del nivel actual.

Anuncios

Estos escenarios tan extremos no eran ni siquiera considerados hace diez años por la comunidad científica, pero hoy en día simplemente no pueden ser ignorados, dada la información más reciente.

Otros efectos del cambio climático

Es sabido que otros efectos del cambio climático se dan principalmente en fenómenos atmosféricos de gran fuerza, o digamos, con fuerza atípica, como las recientes lluvias excesivas, en cantidad, que están cayendo por el monzón en la península Indica, o la ola de calor que se siente en gran parte del hemisferio norte, sobretodo en ciudades como Moscú o Paris.

El cambio climático, con sus temperaturas extremas, influye también en gran medida en fenómenos como la contaminación ambiental. Ciudades como Beijing y recientemente México, han padecido de inusualmente largas temporadas con altos niveles de contaminación, principalmente de ozono y partículas de metales pesados.

Lo que dicen las profecías

Luego de analizar estos datos sobre los efectos actuales del cambio climático que vivimos, algunos se preguntan si no estamos viviendo las profecías sobre el fin del mundo que se encuentran en obras como el #Apocalipsis de la Biblia, las de Nostradamus, Los Mayas, las inscritas en la Gran Pirámide. En todas ellas se menciona que el fin del mundo, el fin de los tiempos, comenzará con desastres que involucren más que nada a dos elementos de los cuatro que rigen este planeta: fuego y agua. #Deshielo polar