A través de un estudio realizado en ratones, científicos del Hospital Pediátrico de Boston y la Escuela Médica de Harvard demostraron que tener más horas de #sueño y el consumo de cafeína o componentes que estimulen la vigilia durante el día, disminuyen el dolor crónico mejor que productos analgésicos como el ibuprofeno o incluso la morfina.

Los investigadores estudiaron la relación que existe entre la privación del sueño y la sensibilidad hacia el dolor en los roedores, a través de diferentes pruebas de laboratorio que simularon las horas que una persona suele pasar mirando televisión o con aparatos electrónicos en vez de dormir.

Anuncios
Anuncios

Luego de disminuir las horas de sueño de los roedores, estos fueron expuestos a cantidades controladas de frío, calor, presión y otros agentes. Los científicos midieron el tiempo que tardó el animal en reaccionar al estímulo doloroso.

Según reveló Chloe Alexandre, una de las investigadoras del estudio, a través de una publicación en la revista Nature, cinco días de privación moderada de sueño incrementan de manera significativa la hipersensibilidad al dolor.

Menos sueño, más dolor

Este resultado sugiere que el uso de analgésicos como el ibuprofeno para mitigar los dolores crónicos no bloquea la sensibilidad al dolor como si logra hacerlo las horas de sueño regular.

Al contrario, los expertos consideran que los pacientes deberán incrementar las dosis de las drogas para paliar el dolor, ya que estas no eliminan la hipersensibilidad que produce la falta de sueño, aumentando los riesgos por efectos secundarios que puede traer su uso.

Anuncios

Por otra parte, respecto a la cafeína como estimulante promotor de la vigilia, al aplicarla a los ratones privados de sueño inhibió en elllos la hipersensibilidad al dolor. No obstante, no tuvo ningún efecto en los ratones que no vieron sus horas de sueño reducidas.

Círculo vicioso

Todo apunta a que los pacientes con dolor crónico tienden a caer en un "círculo vicioso" que empieza cuando existe dolor: éste perturba el sueño, y a su vez la falta de sueño aumenta el dolor y más dolor implica que el paciente tendrá su sueño cada vez más afectado y consumirá más analgésicos.

Entonces, los investigadores señalan que los pacientes podrán mejorar el dolor crónico una vez que logren mejorar sus hábitos de sueño, principalmente los referidos al sueño nocturno, a la vez que logren incrementar el nivel de alerta de las horas del día. Esto servirá para romper el círculo vicioso de más dolor, menos sueño, más calmantes. #dolorcrónico #cafeina