Las microalgas son microorganismos unicelulares que realizan fotosíntesis y que poseen un gran potencial biotecnológico para la producción de una variedad de compuestos, tales como polisacáridos, lípidos, proteínas, carotenoides, pigmentos, vitaminas, esteroides, compuestos farmacéuticos, además de biocombustibles, hidrocarburos e hidrógeno.

Hoy en día, muchos grupos de investigación trabajan arduamente en producir biodiesel a partir de microalgas para lograr un biocombustible alternativo sustentable. Esto ha hecho surgir el término biorefineria para referirse al proceso de cultivo, extracción de ácidos grasos y su transformación en biodiesel.

Anuncios
Anuncios

Cómo es el proceso

El proceso consiste de varios pasos. Primero la microalgas son cultivadas en estanques donde se les provee de luz solar, nutrientes inorgánicos principalmente y de dióxido de carbono (CO2). Una vez que las microalgas se han multiplicado y se alcanzan concentraciones de biomasa de al menos 1 g/L se cosechan. La cosecha puede realizarse de varias formas, siendo las principales centrifugación, sedimentación, o floculación que es una tipo de sedimentación que utiliza sustancia que ayudan a que las microalgas sedimenten más rápidamente.

Una vez que la biomasa de microalgas ha sido separada se sigue un proceso de extracción de ácidos grasos mediante solventes orgánicos como el hexano. Por último, los ácidos grasos son convertidos en biodiesel mediante un proceso que se conoce como trans-esterificación.

Anuncios

Pero también existe un proceso alternativo a la trans-esterificacion que se conoce como pirolisis pero que requiere más energía y tiene algunos problemas que aún deben de resolverse para generar biodiesel de calidad aceptable.

Debe cumplir una serie de normas

El proceso debe cumplir normas muy estrictas para asegurar la calidad del combustible generado. Las normas actuales son las de la American Society of Testing and Materials (ASTM D6751 07b) and the European Union (EN 14214:2008). Si el biocombustible no cumple con estas normas puede no ser adecuado para los motores existentes que funcionan con el diésel tradicional.

Aunque aún está en desarrollo la tecnología de producción de biocombustibles, las microalgas son la fuente más prometedora. Su aplicación esta por el momento detenida por los bajos precios del petróleo, pero seguramente los tiempos cambiarán y las microalgas serán muy posiblemente una fuente de nuestro combustible del futuro. #Ciencia #Biocumbustibles