Las plantas tienen diversos colores en sus hojas, frutos y flores. Las hojas son verdes en verano pero en otoño adquieren tonalidades que van desde amarillas-anaranjadas y hasta rojas.

El color amarillo de las hojas durante el otoño se debe a la presencia de pigmentos carotenoides. Estos también están presentes en las hojas verdes pero quedan opacado por el intenso color verde de la clorofila. Es hasta otoño que la clorofila de las hojas se pierde cuando la presencia de los carotenoides se hace evidente.

No sólo las plantas tienen carotenoides también los animales los tienen para protegerse de la luz solar, que puede generar radicales libres dañinos.

Anuncios
Anuncios

El ser humano no es la excepción y también tiene carotenoides en su sangre, piel, ojos y algunos órganos, donde son requeridos para actuar como antioxidantes protectores del daño oxidativo ocasionado por la luz solar y radicales libres.

Los carotenoides fueron extraídos inicialmente de la zanahoria que al llamarse “carrot” en inglés les brindo su nombre característico. Existen muchos tipos de carotenoides, el β-caroteno es uno de ellos. Tienen propiedades antioxidantes que al consumirlos nos ayudan a protegernos de ciertas enfermedades como el cáncer y degenerativas de la visión.

La luteína al igual que el β-caroteno es un carotenoide especialmente importante para la #Salud. Se encuentra en la yema amarilla del huevo, brindándole su color, así como también en plantas de hoja verde, flor de cempasúchitl, entre otras fuentes naturales.

Anuncios

También ciertas especies de microalgas verdes, denominadas microalgas clorofíceas contienen luteína, formando parte de las estructuras encargadas de captar la luz solar en los fotosistemas.

Productos cosméticos, farmacéuticos y alimentos contienen luteína para impartirles su color amarillo naranja. Esto debido a que nuestra piel y ojos requieren luteína para mantenerse saludables.

Está demostrado que consumir de 6 a 14 mg de luteína por día ayuda a reducir el riesgo de padecer degeneración macular (AMD) y el riesgo de padecer cataratas. Estos padecimientos son causantes de ceguera. Además la luteína reduce los efectos de enfermedades degenerativas provocadas por el estrés oxidativo como la arteroesclerosis.

El organismo humano no produce luteína por esto es necesario consumirla ingiriendo alimentos o suplementos que la contengan, como la flor de cempasúchitl y microalgas ricas en luteína como especies del genero Scenedesmus o Desmodesmus.

Aunque la fuente tradicional de luteína es la flor de cempasúchitl, las microalgas están siendo investigadas y cultivadas para convertirse en una nueva fuente de luteína.

Anuncios

Esto debido a que las microalgas cuentan con una productividad de luteína es superior y más disponible para el ser humano a lo reportado a partir de la flor de cempasúchitl.

Entonces si quieres seguir manteniendo tu salud visual ve, compra y consume luteína para evitar perder la vista por degeneración macular o por cataratas cuanto antes. Así pasaras una vejez más amena y saludable. #vista sana