Este miércoles por la madrugada se desprendió un #Iceberg en la #Antártida, considerado hasta ahora uno de los más grandes de la historia, con 5.800 kilómetros, similar a la extensión de un cuarto del territorio del país de Gales y un peso estimado de un billón de toneladas, situación que han considerado podría cambiar incluso hasta los mapas tal cual como los conocemos, según declararon varios investigadores del Proyecto MIDAS.

"Habrá que trazar los mapas de nuevo"

“Esto es un gran cambio. Los mapas deberán volver a trazarse”. Adrian Luckman. Glaciólogo de la Universidad de Swansea.

El instrumento Agua MODIS de la NASA detectó la presencia de agua en la grieta, señal que, según los expertos, es una muestra inequívoca del desprendimiento.

Anuncios
Anuncios

La actividad se registró entre el 10 y el 12 de julio. “La grita era apenas visible con estos datos en las últimas semanas, pero la marca es tan clara ahora que debe de haberse abierto considerablemente a través de toda su longitud”, dijo Adrian Luckman, Glaciólogo de la Universidad de Swansea. Se espera que el iceberg sea llamado A68.

“Es uno de los más grandes registrados y resulta complicado predecir su futuro, pero es más probable que se rompa en segmentos”, dijo Luckman. Es preciso recalcar que a pesar de que el A68 entre en la lista de los 10 bloques más grandes que se hayan registrado, no es nada comparado con el Iceberg B-15 que en el año 2000 se separó de la plataforma antártica Ross.

¿Qué dicen los reportes?

Aparentemente, la situación no representa riesgo, sin embargo, el desprendimiento preocupa a los científicos ya que dicha acción pudo haber afectado a la barrera de hielo Larsen C, misma que correría el riesgo de separarse.

Anuncios

El hielo de la parte interior estará expuesto a temperaturas más cálidas lo que provocará que se derrita con mayor facilidad. Si esto sucede, los niveles del mar aumentarían hasta a 10 centímetros. Incluso, los investigadores aseguran que afectaría a la navegación marítima global.

¿Tiene que ver con el calentamiento global?

Si bien el desgaje en los glaciares es un proceso simple y natural, pues participan las temperatura del aire y el agua, aún no se tiene evidencia directa que vincule este acontecimiento con el calentamiento global, lo que sí se sabe es que a partir de diciembre pasado, la grieta entre el iceberg y la barrera de hielo comenzó a crecer de manera acelerada.

Los registros indican que desde el 25 de mayo al 31 del mismo mes la separación aumentó 17 kilómetros. ¿De qué otra manera afectará la separación de icebergs al planeta Tierra? #calentamiento global