La marca Synthetics, en un nuevo documental de Vice, junto con la sexóloga y redactora de Vogue, Karley Sciortio, participaron en la creación y probaron el primer muñeco realista masculino, Gabriel. Las muñecas hiper realistas son un hecho y son bastante populares en muchos países, sobre todo en Japón, donde algunos hombres, suelen casarse con ellas y convertirlas en parte de su día a día. A pesar de ser un mercado tan global y popular, la ausencia de un muñeco masculino de tal calidad creó la necesidad y el mercado no dudó en tomar la oportunidad.

Gabriel: la creación

De esta forma, la empresa Synthetics, que se ubica en Los Ángeles, Estados Unidos, siendo una de las más conocidas en el mundo de los sex dolls se tomó a la tarea de crear a la pareja perfecta para aquellos que no disfrutan de una muñeca femenina.

Anuncios
Anuncios

El objetivo del documental era mostrar la realidad de los #muñecos sexuales, y destruir aquella creencia de que las mujeres necesitan un estímulo sentimental para poder mantener relaciones sexuales. Además de quitar el estereotipo que trae el tener un muñeco sexual.

La misma Karley Sciortio aseguró que se sentía tan real que era incómodo. Participó en el proceso desde su creación, buscando la cara y cuerpo adecuado. Gabriel esta hecho de silicona al 100%, es duro en el centro, pero suave y muy real al tacto. Tiene vello púbico, pelo, arrugas, pecas, y hasta cicatrices, y un miembro escogido especialmente para el. Para su miembro, cuenta con tecnologías que lo calientan y provocan la erección cuando se está teniendo relaciones con él.

"Parece una persona real"

"Parece que esté con una persona real, excepto porque tengo completamente el control", explicó ella después de probar el muñeco.

Anuncios

Sciortio aseguró que Gabriel podría ser una gran forma de aprender a entender nuestro cuerpo, probando velocidades y ángulos. Un tema que se mantiene en tabú, sobre todo en la parte femenina.

Por el momento solo se consigue en Estados Unidos, cuesta unos 5.000 dólares y puede personalizarse según el tamaño, rasgos e incluso, pedir que se aparezca a alguien. Aunque el tema ha abierto la oportunidad a muchas discusiones por sus pros y sus contras, con respecto a la personalización de las cosas, o la falta de relaciones sociales con las personas, es una realidad que vivimos hoy en día. Enmarcando la importante de encontrar, la diversidad de género que rara vez hay en el mundo de los muñecos sexuales. #Sexualidad #sexo