Anuncios
Anuncios

El trastorno delirante, o psicosis paranoide, se presenta por diversos síntomas, entre ellos, el abuso de alcohol, drogas y tumor cerebral. Se considera hereditario, pues las personas con este trastorno han tenido familiares con el mismo padecimiento.

Al identificarlo muchas veces se confunde con la esquizofrenia, en donde las ideas que se producen en la cabeza de la persona son ciertamente extrañas o ajenas a la realidad, mientras que en el trastorno delirante son eventos que se pueden dar en la vida real, no comparte las persuasiones auditivas, visuales u olfativas de la esquizofrenia, pero si una incesante idea sobre algo que no está fundamentado, ni es comprobable.

Anuncios

Enfermedad psiquiátrica

Este trastorno psiquiátrico es conocido por muchos autores como el menos frecuente. Se presenta en la edad media, de los 33 a 55 años, pero también puede identificarse en el transcurso de toda la vida, entre los 19 y 88 años.

La psicosis paranoide, no es un padecimiento que surge en los pacientes durante dos meses y desaparece. Es crónico y puede iniciar de manera incidente, haciéndose cada vez más fuerte. Aunque las personas con este trastorno parecen llevar una vida normal, en episodios de estrés estalla.

Control de la dolencia

Por lo general cuando una persona así cuenta su delirio a otras, suelen ser rechazados o juzgados, lo que provoca que se aíslen, ya que no confían en nadie.

Se conocen seis tipos de trastorno delirante, el erotomaníaco, es aquel que cree que una persona de su entorno la ama o está obsesionada con ella, el celotípico es lo contrario, mantiene firme la idea de que su pareja le es infiel, y se ocupa de vigilarlo, ya sea, revisando su celular, sus redes sociales, poniendo hasta cámaras de vigilancia o programas en la computadora para saber lo que hace y deja de hacer.

Anuncios

El tercero es el de grandiosidad, la persona está convencida de que tiene una misión en la vida, como salvar al mundo. Se siente superior a los demás, con talentos o conocimientos extraordinarios. El delirio de persecución muestra un constante pensamiento, de que está siendo atacado por alguien cercano. Mientras que en el somático, el individuo cree que tiene algún defecto físico o padece alguna enfermedad. El tipo mixto es el que muestra uno o más tipos de los anteriores.

Para tratar a los individuos con psicosis paranoide se necesita tanto la intervención de un experto, y medicamento, y éstas no pueden ir separadas, ya que el sujeto no está en posición de preguntarse si está bien o mal. Es necesario que síntomas no específicos como la #ansiedad y el insomnio vayan estabilizándose a medida que se trata lo demás.

Además del rechazo social, los pacientes con trastorno delirante, ejercen un autocontrol y - dependiendo del tipo de delirio que padezca - realizan diferentes acciones o hacen diversas actividades.

Anuncios

Por ejemplo, el que sufre de delirio de persecución acudirá a un abogado o juez, el que tiene a idea de que vino a salvar el mundo se hará presente en prácticas religiosas extrañas.

Son hipersensibles y detectan con mayor rapidez la traición y el peligro, y eso los conlleva al delirio. Bien pueden ser personas pacíficas, pero cuando se les contradice pueden comportarse de manera extrema y agresiva.

Diagnóstico médico

Su diagnóstico debe ser un estudio bien especificado, para no confundirse como ya habíamos dicho con la esquizofrenia, es por eso que muchos autores afirman que es poco común y su tratamiento debe ser parte cuidadoso, meticuloso y comprensivo, es decir, que el psiquiatra no se oponga a las ideas del paciente, ya que esto podría resultar contraproducente.

Pocas personas con este padecimiento acudirán por voluntad propia a terapia, y no debe descartarse la posibilidad de que en el transcurso haya recaídas y negación para seguir con el tratamiento médico. #ansiedad #trastornodelirante #celotipico