Anuncios
Anuncios

La empresa Space X, liderada por Elon Musk, puso en órbita una nave no tripulada de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, cuyos objetivos permanecen desconocidos.

De acuerdo con la agencia de noticas EFE, el pasado 8 de septiembre la compañía de Elon Musk concretó el lanzamiento de la nave X-37B desde una plataforma de Cabo Cañaveral , Florida.

Si bien la Fuerza Aérea estadounidense no ha revelado las tareas de la nave, tiene una altura de 4.5 metros y pesa unos cinco mil kilos. Puede orbitar el planeta por dos años.

Falcon 9, los cohetes reutilizables

Para la maniobra, Space X usó los afamados cohetes Falcon 9, cuya tecnología permite que sean reutilizados en otras misiones y así ahorrar costos.

Anuncios

Durante el despegue, una de las partes del cohete Falcon 9 tuvo en desperfecto; no obstante, y gracias a su capacidad de aterrizar, regresó a tierra para ser reemplazada y posteriormente concretar su misión.

Hasta el momento, los cohetes Falcon 9 son los únicos con capacidad de ser reutilizados, factor que podría facilitar futuras misiones tripuladas a lunas o planetas del sistema solar.

Otra misión exitosa donde se empleó un cohete Falcon 9 fue llevada a cabo en junio pasado. En esta ocasión, Space X puso en órbita el satélite BulgariaSat-1.

El primer lanzamiento de este tipo de cohetes ocurrió el 4 de junio del 2010. En dicha fecha, el Falcon 9 despegó desde Cabo Cañaveral llevando una maqueta de la cápsula espacial, Dragon.

No obstante, en junio de 2015, una falla catastrófica provocó que el lanzador y su carga se destruyesen minutos después de ser lanzado, pero Space X no tiró la toalla y corrigió los errores de causaron la explosión de su Falcon 9.

Anuncios

Para diciembre de 2015, el cohete logró algo que ningún otro vehículo espacial había logrado: aterrizar luego de poner en órbita 11 satélites de comunicación.

El 8 de abril del 2016, el Falcon 9 puso en órbita la cápsula Dragon, la cual se acopló a la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) y logró aterrizar sobre una barca robótica desarrollada por Space X.

El éxito de estos lanzadores fue tal que la misma NASA le otorgó dos contratos para abastecer a la ISS hasta el año 2018.

Los alcances de estos cohetes son prometedores para la carrera espacial que ha emprendido la humanidad. Tal vez, en un futuro no muy lejano, veremos a estos vehículos poniendo en órbita a los primeros seres humanos que visiten Marte o alguna de las lunas de Jupiter, como Encélado.

#ElonMusk #SPACEX #NASA