La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, presentó recientemente el informe de seguimiento del programa "La Educación para Todos 2000-2015: logros y desafíos" concertado con representantes de los gobiernos de 164 países reunidos en Dakar, Senegal en 2000. 

Poca resonancia tuvo el informe que revela el atraso en la educación y a partir  de ello, perfila un futuro poco alentador para el mundo.  Basta conocer algunos datos del informe para comprobar lo aquí señalado.  Solo uno de cada tres países alcanzó los objetivos planteados en el programa, y solo la mitad de ellos, es decir 82 países, llegó a la meta de escolarización universal de los niños en edad de cursar la primaria.  46% de las naciones estudiadas logró la escolarización universal de los niños en edad de cursar el primer año de educación secundaria, y 25% de ellos logró abatir a la mitad los niveles de analfabetismo en los adultos.

 En lo que se refiere a equidad de género en educación primaria, el reporte revela que 69% de los países lo logró pero solamente 48% lo hará en la secundaria, debido a los matrimonios y embarazos precoces de las niñas, que constituyen obstáculos para su educación y desarrollo.

Es importante entender la realidad de la educación en el mundo para dimensionar la importancia de alcanzar las metas que se propuso el programa hace 15 años y que se resumen en los siguientes datos: 

Más de 50% de los niños en 14 países nunca han tenido la oportunidad de recibir educación pre-escolar.

Más de 25% de los niños de 17 países nunca han ido a una escuela primaria

Más de 75% de adolescentes que viven en 33 países no han completado la  escuela secundaria.

Más de 50% de jóvenes entre 20 y 24 años de 8 países tienen una escolaridad inferior a dos años.

En 27 países, 9 de las 10 mujeres jóvenes más pobres no completaron la educación primaria.

Y no hay un solo país en el que al menos la mitad de los niños de primaria haya aprendido matemáticas básicas.

Este informe de la UNESCO se da a conocer días antes de la celebración del  Foro Mundial de la Educación en Incheon, Corea de Sur, donde se planteó la continuidad de este esfuerzo, ahora bajo el nombre de "Global Education Monitoring Report" que planteará las metas para 2030.  Seguramente lo firmarán  los representantes de todos los países asistentes, regresarán y lo depositarán en algún lugar de sus oficinas y esperarán a que llegue la fecha para informar de lo que suceda con la educación de aquí a 2030.   #Cultura Ciudad de México