México ocupa el tercer lugar en toda  América Latina en cuanto a realización de tratamientos de reproducción asistida, tan sólo en 2010, se llevaron a cabo cuatro mil 449 procedimientos, entre ellos, la subrogación de úteros.

En el Distrito Federal en la Asamblea Legislativa (ALDF) se tuvo la intención de plantear  una iniciativa de ley para este caso; sin embargo, aun no está vigente  ya que hace falta claridad para las partes participantes e incluso para la sociedad en general, así como también recursos federales suficientes para una reproducción asistida.

Lo anterior lo explicó Carlos Hernández Mirón, presidente de la Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana de la ALDF, quien destacó la importancia de promover esta iniciativa no sólo en el Distrito Federal, sino también en el resto de las entidades federativas.

Señaló que para realizar el proceso de maternidad subrogada (cuando una mujer lleva el embarazo y da a luz a un bebé que le pertenece a otros padres genética y legalmente), en internet y redes sociales aparecen miles de resultados que van desde los 150 mil pesos a un millón de pesos; empero, no se tiene la certidumbre jurídica.

“En este procedimiento se necesita tener reglas claras sobre la pareja que quiere subrogar  un vientre materno y aquella persona que lo va rentar para que tengamos claros los #Derechos y obligaciones que se irán teniendo mediante el proceso”, dijo.

Ejemplo de esto, señaló el diputado, que es la atención de la madre que dé a subrogar su útero – antes, durante y después del embarazo -, así como cuidar que no se vea violentado el proceso de gestación y posteriormente una vez que nazca el producto llegue a las manos de quien lo solicitó.

Hernández Mirón, aseguró que los métodos de gestación asistida han tenido un boom en los últimos años, lamentablemente solo se realizan en el Instituto Nacional de Perinatología y la mayoría de sus egresados optan por laborar en clínicas particulares “entonces la formación que da el estado, se va a la iniciativa privada”.

El perredista destacó: “Importante, es que se cuente con especialistas en áreas de reproducción humana y tenemos que consolidar esta ruta. Pero el mayor problema es el dinero, pero necesitamos que se socialice y democratice  este beneficio y no solamente la gente que tiene la posibilidad de pagar este tratamiento pueda gestar una familia”.

Puntualizó que en México, “el que tiene dinero, puede tener la posibilidad de gestar”, ya que en  el Instituto Nacional de Perinatología – único en donde se realizan estas intervenciones -  “hay cientos y miles de parejas que se forman desde las 3 de la mañana para ser candidato a aun procedimiento de gestación asistida y obviamente es muy difícil, ya que aunque parezca extraordinario, la reproducción humana es de las más complejas y costosas”.

“Si falla un procedimiento en el inter del tratamiento,  se tiene una oportunidad mas de volverlo a intentar y ya no podrás ser candidato en perinatología a menos que puedas pagarlo en una clínica particular”, explicó.

Finalmente, reiteró que principalmente lo que hace falta para poder hacer de esta iniciativa una realidad, es, trabajar en el marco jurídico, con suficiente presupuesto, para que el sistema de #Salud pública en el país cuente con mayor numero de hospitales o clínicas para que puedan realizar el procedimiento y, generar un mayor numero de profesionales para que puedan llevar a cabo estos métodos.