Contundente ha sido la reacción de los usuarios de la plataforma Uber, al darse a conocer la noticia de que el Instituto de Verificación Vehicular (Invea), podría detener a los vehículos que se supiera que forman parte de esta empresa de transporte. Y es que, a pesar de que Uber y su servicio están logrando una gran aceptación por parte de sus usuarios en nuestro país, también ha sido desaprobado al igual que en otros países por representar un riesgo para los taxistas que afirman que, tanto Uber, como Cabify, así como el resto de taxis "irregulares"que operan en nuestro país. representan pérdidas para su gremio de hasta 24 millones de pesos por día.

A pesar de que el pasado 30 de octubre entrara en vigor un nuevo programa de movilidad, que promueve la reducción del uso del automóvil y el fomento de otras alternativas, los taxistas concesionados liderados por El Frente Taxistas Organizados de la Ciudad de México (TOCDMX), no han parado de manifestarse en contra de los servicios de estas nuevas plataformas, que a pesar de representar un apoyo para lograr las metas de la Secretaría de Movilidad, son considerados como servicios ilegales por parte de los grupos de taxistas, quienes incluso, interpusieron ya, una denuncia en contra de las plataformas mencionadas.

Ante esto, Uber en México envío un comunicado en donde se manifestaba como un complemento de las opciones de movilidad, y como impulsor de emprendedores en nuestro país, y recalcaron que cuentan con aproximadamente 300,000 usuarios, que junto con ellos, están ayudando a reducir el impacto vehicular en la Ciudad de México. En respuesta a las manifestaciones en contra de las plataformas, fueron los consumidores del servicio, el pasado viernes 8 de mayo, quienes a través de las redes sociales lanzaron una ola de apoyo a Uber, colocando el hashtag #UberSeQueda como una de las principales tendencias durante varias horas.

En sus mensajes de apoyo se apreciaba la defensa de los usuarios a lo que ellos llamaban "un acuerdo entre particulares", y se pudieron destacar aspectos primordiales de su preferencia por Uber, sobresaliendo el estado y calidad de sus unidades, la atención y servicio que brindan los choferes, entre otras cosas: la posibilidad de recibir facturas, la seguridad de viajar en las unidades de Uber, la relación del costo-beneficio y los exámenes toxicológicos y psicométricos que respaldan a sus conductores.

Si bien, en México estamos atravesando por un despertar como sociedad moderna, en donde las nuevas ideas deben de ser bienvenidas, Uber es una nueva opción de negocio que se marca como una nueva tendencia y que además goza de una excelente aceptación por parte de sus usuarios, quienes tienen el mismo derecho a ser escuchados, tanto como los gremios de taxistas y los empresarios líderes de las plataformas de estos servicios de transporte. Uber y Cabify son ideas innovadoras, que aportan soluciones a la búsqueda de una mejor movilidad, y tienen derecho a participar de la competencia. Más allá de la salida del mercado, merecen una regulación especial para dar certeza jurídica a sus detractores y tranquilidad a sus usuarios.

En todo caso, si estos servicios son como los describen sus opositores: "una competencia desleal", también lo son los cientos de miles de comerciantes ambulantes, que dicho sea de paso, nunca han sido sacados del mercado. #Gobierno #Medios de transporte #Tecnología