Es fácil decir que la debacle del partido del sol azteca en la capital del país se debió, en gran medida, a los errores cometidos por la administración de Miguel Ángel Mancera en temas torales como el aumento de la tarifa del metro, el doble hoy no circula, el cochinero de la Línea 12 del Metro (lío heredado de la administración anterior, pero que le tocó destapar a Mancera) y para rematar, el accidente de la Línea 5 apenas un mes antes de las elecciones del pasado domingo 7 de junio. Mancera declaró apenas el lunes pasado, que el resultado del hundimiento del PRD en la capital no era una evaluación de los ciudadanos a su administración. Señor Mancera, ¿es o se hace?

Claro que el resultado en contra del PRD es una demostración de los ciudadanos en contra de la administración de Mancera en la capital. No le perdonan el haber aumentado la tarifa del metro a cinco pesos y para que este sistema de transporte que usan millones de capitalinos diariamente, sea peor que cuando se cobraban tres pesos y para colmo, los usuarios tienen que soportar estaciones con filtraciones de agua que cada que llueve las hacen intransitables; escaleras eléctricas descompuestas o en reparación, trenes y estaciones que llegan hasta los más de 30 grados centígrados y sin aire acondicionado (Línea 7, por ejemplo) En el colmo del cinismo, se anuncia que se están instalando escaleras "inteligentes" en varias estaciones, cuando el verdadero problema es el mantenimiento de vías, trenes y equipo de radiocomunicaciones.

Pero a Mancera en verdad se le hizo bolas el engrudo cuando el pasado cuatro de mayo hubo un "encontronazo" de dos convoyes en la estación Oceanía de la Línea 5, con resultado de varios lesionados y un trabajador del Metro fallecido en las labores del retiro de los trenes de dicha estación. Para rematar, el "dictamen" de los expertos culpó al conductor del convoy que golpeó por detrás al otro tren, cuando todo mundo sabe que no sólo en la Línea 5 hay fallas graves, sino en casi todo el sistema en mayor o menor medida. ¿Esperan que haya un accidente más grave para actuar? Eso parece.

Como burla extra, el sindicato del Metro se aventó la puntada de gastar 20 millones de pesos, asignados por la Asamblea Legislativa del DF, en el 2013, para construir un gimnasio de lujo, un salón de fiestas y una terraza VIP ¡que nadie usa!

Y ya no hablemos del doble hoy no circula, que lo único que hizo fue demostrar que no es viable, sino incluso inútil, el obligar a descansar dos veces a la semana los autos, cuando el sistema de transporte público en esta capital es un verdadero desastre y no sirve para transportar a millones y millones de capitalinos que se mueven a sus diferentes actividades y a quienes vienen del Estado de México a trabajar o estudiar a la capital. Los únicos que ganaron con esa medida fueron las concesionarias de autos, pues la gente prefiere comprar un segundo o hasta un tercer auto, que padecer con el transporte público.

Luego hay que mencionar, como un punto aparte, la gran estafa que resultó la Línea 12 del Metro, la llamada joya de la corona de la administración de Marcelo Ebrard. Mancera heredó la bronca y está pagando la factura, junto con el PRD. Una obra que se pensaba beneficiaría a millones de mexicanos que se desplazan desde Tláhuac hasta el centro de la capital, resultó que sólo benefició a unos cuantos contratistas del gobierno capitalino y por supuesto, al "Carnal" Marcelo y sus cuates.

Morena opaca al sol azteca

Pero también hay otra lectura que debe ser tomada en cuenta respecto a un factor que se veía venir, pero nadie, o al menos eso parece, supo calibrar en su justa medida. El factor AMLO-Morena.

A la salida del Mesías Tropical del PRD, no muchos pensaron que éste ya era un cadáver político, que se había gastado todo su capital luego de perder, la segunda elección consecutiva, la Presidencia de la República. Y muchos incluso se mofaron de la creación de su propio partido político, Morena, pensando que eran las patadas de ahogado de un hombre que ya no tenía nada que hacer en el mundo de la polaca.

Gran sorpresa se llevaron esos ingenuos al colocarse Morena como una verdadera fuerza política en el Distrito Federal, al llevarse, hasta el momento de escribir estas línea el día martes 9 de junio, cinco delegaciones (Azcapotzalco, Tláhuac, Tlalpan, Xochimilco y Cuauhtémoc) además de obtener 18 asientos en la Asamblea Legislativa del DF, mientras que el PRD sólo obtuvo 14 asientos. Una derrota en toda la línea para el sol azteca.

En días previos a la elección del pasado domingo, publicó el periódico El Universal una nota en la cual el presidente del partido amarillo, Carlos Navarrete, le comentó a gente del mismo partido, que para el 2018 perderían la capital y que en las elecciones intermedias del 2015, algunas delegaciones dejarían de vestirse de amarillo. No se equivocó, pero la pregunta más preocupante para los militantes del sol azteca es, ¿desde cuándo sabía Navarrete sobre la debacle de su partido? Y peor aún, ¿si lo sabía de antemano, por qué no hizo nada para evitarlo? ¿Qué gana él con la debacle del PRD? Nadie lo sabe a ciencia cierta.

Miguel Ángel Mancera tiene por delante tres duros años, donde tratará de gobernar con un enemigo llamado Morena y su titiritero: Andrés Manuel López Obrador, quien detrás de bastidores dará las instrucciones a los delegados y diputados locales de su partido, todo buscando obstruir el trabajo del gobierno capitalino, hacerlo quedar mal ante la ciudadanía (que para eso no necesitan mucha ayuda) y todo para prepararle el camino a su "delfín", Ricardo Monreal, rumbo a la jefatura de gobierno del DF en el 2018.

Mancera, ante este escenario, deberá dar golpes espectaculares y verdaderos, no sólo mediáticos, para contrarrestar la avalancha de Morena/AMLO que se le viene encima. Puede empezar por meter a la cárcel a Marcelo Ebrard y muchos de sus colaboradores, por el cochinero de la línea 12 y comenzar de verdad, a mejorar el servicio en general del metro en lo técnico y no sólo en lo estético. Eso, sólo para empezar.

Pero el fenómeno de AMLO y Morena merecen una revisión más a fondo y eso estaremos analizando en este espacio.

P.D. Qué dice mi mamá que siempre sí. La SEP anuncia que siempre sí habrá evaluación docente, luego de haberla cancelado la semana pasada ante el amago de la CNTE de hacer olas durante las elecciones del 7 de junio. Ahora hay que esperar a ver qué dicen los mafiosos "maestros" del CNTE. Por lo pronto, habrá que pensar que tomarán por asalto la capital del país con nuevas manifestaciones, plantones y desmanes, que, ojo, será la prueba máxima para que Miguel Ángel Mancera demuestre que puede dar golpes fulminantes para contrarrestar a Morena, quienes, no lo dude usted amigo lector, está detrás de la CNTE. #Política Ciudad de México