El jefe de #Gobierno del Distrito Federal (GDF), Miguel Ángel Mancera, amagó con buscar la presidencia de México en 2018 bajo el estandarte de independiente, luego de comenzar a recibir duras críticas por parte de algunos sectores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), mismo que lo abanderó en su busca por el puesto que actualmente ostenta.

En entrevista con el director general del diario Milenio, el jefe de Gobierno aceptó por fin lo que era un secreto a voces desde el inicio de su administración: su aspiración a la candidatura presidencial de 2018.

Cuestionado a lo largo del último año respecto del tema, el apartidista gobernante siempre negó la posibilidad hasta que llegara el momento de la toma de esta decisión. Incluso, Miguel Barbosa, coordinador del Sol Azteca en el Senado de la República, pidió al actual titular del Ejecutivo local hacer públicas sus pretensiones con el objetivo de coadyuvar a la conformación de un proyecto conjunto hacia el próximo sexenio.

Este tipo de "destape" causó rechazo en sectores importantes dedicados al análisis político, toda vez que representa una reminiscencia a la estrategia implementada por Andrés Manuel López Obrador, fundador del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), a fin de ganar simpatizantes en las pasadas elecciones.

Las sospechas han sido ya corroboradas por Mancera al declarar que busca concentrarse al frente del Gobierno capitalino con el objeto de generar un panorama político ad hoc ya que "en cualquier momento puede acontecer cualquier situación que cambie cualquier previsión".

Hasta el momento, la falta de contundencia en los proyectos de Gobierno, las divisiones al interior del partido, que los llevó al cargo y las nulas posibilidades que se avistan en materia de colaboración con las demás fuerzas políticas han generado que el titular del Ejecutivo local considere la posibilidad de una candidatura independiente, enfrentándose así al PRD.

"Incluso quienes están ahora por la vía independiente, pues hace tres años atrás estarían pensando cuál sería la mejor opción y de repente surge eso, es lo que tenemos que ver…es lo que se tiene que evaluar", meditó ante los medios de comunicación.

Incluso aceptó que los próximos tres años serán un escaparate de su trabajo para con la opinión pública, aunque paradójicamente asegura que su prioridad seguirá siendo el bienestar de la capital mexicana.

"Yo creo que sí, yo creo que la Ciudad debe mantener varias cosas que son un desarrollo en infraestructura; el tema de la economía también va a ser un reto porque, pues nos han tocado ya varios (sic)", declaró a pregunta expresa de que si su trabajo al frente del GDF podría ser la mejor campaña de cara a sus pretensiones presidenciales.

Por tanto, aseguró que podría ser el próximo "Bronco". Sin embargo, tampoco descartó que pudiera ser candidato de alguna otra fuerza política, pues se dijo siempre respetuoso de todas las filiaciones partidistas.

Contrario a la afirmativa de culpabilidad en los puestos perdidos por el PRD en la Ciudad de México como calificación a su administración, ahora afirmó que la atención de la opinión pública se centra en el cargo que actualmente ostenta, por lo que no importa la procedencia política de los jefes delegacionales y diputados de la ALDF, "la ciudadanía tiene como referencia al jefe de Gobierno". #Política Ciudad de México