Ante la negativa de algunas instancias capitalinas del Gobierno del Distrito Federal (GDF) como la Secretaría de Movilidad (SEMOVI) y el Instituto de Verificación Administrativa (INVEA), de regular y aplicar operativos contra Uber y Cabify, los Taxistas Organizados de la Ciudad de México (TOCDMX) anunciaron que “caerían en rebeldía” y dejarían de hacer los pagos y trámites correspondientes para poder trabajar.

En conferencia de prensa a las afueras de la jefatura de gobierno capitalina, en el Centro Histórico, los voceros de TOCDMX sentenciaron: “nuestra actitud va a ser de rechazo a toda la regulación, en imitación y emulación a lo que han venido haciendo estas empresas, pues si el gobierno dice que no se está cometiendo un delito, nosotros tampoco lo cometeremos”.

Entre los trámites que el grupo de taxistas estarían rechazando realizar y pagar – ya que el próximo lunes acudirán a una reunión con el secretario de Gobierno del DF, Héctor Serrano- se encuentran la renovación de tarjetones, la cromática de los automóviles usados para el servicio de transporte de pasajeros y la Revista 2015.

Dijeron considerar también que las app´s son similares a los taxis piratas, puesto que prestan el servicio sin contar con la concesión o el permiso otorgado por el gobierno y señalados en la Ley.

Agregaron que a los autos de Uber y Cabify se suman a alrededor de 30 mil taxis piratas, que si bien tienen la cromática (colores establecidos desde el GDF) tampoco están concesionados para transportar pasajeros.

Los taxistas calcularon que su acto de rebeldía provocaría que el Gobierno capitalino dejara de percibir 600 millones de pesos solo en concepto de Revista; además de entre mil 700 y 2 mil 500 pesos por unidad por pago de tarjetón, englobando cargos de derechos y exámenes.

También opinan sobre recomendación de COFECE

Ante la recomendación emitida por la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), quien propuso reconocer el servicio prestado por las app´s como una nueva modalidad de transporte, y a la cual los gobiernos y las legislaturas locales deben abstenerse de aplicar medidas regulatorias en cuanto al número de unidades, placas, cromáticas, e incluso tarifas, los Taxistas Organizados acusaron de contradictoria al Artículo 2 de la Ley Federal de Competencia Económica, referente a la eliminación de prácticas monopólicas.

Los taxistas apuntaron que se les ha señalado de ser un monopolio, sin embargo, aseguraron, su sector está conformado por alrededor de 140 mil concesionarios particulares; en tanto, en el caso de Uber, dijeron, se habla de una empresa transnacional de más de 40 mil millones de dólares queriendo absorber el negocio del transporte público.

En la opinión de la COFECE también se señala que las aplicaciones Uber y Cabify han colaborado en materia de innovación al ritmo de la tecnología; y que a su vez, proporcionan seguridad, confiabilidad y certidumbre, además de otras modalidades de pago y las rutas al servicio de transporte.

Al respecto, Daniel Medina, uno de los voceros de TOCDMX acusó que estas aplicaciones no son ninguna innovación, puesto que desde el 2011, el GDF había desarrollado la app Taxi Aviso, la cual fue diseñada para revisar la regularidad de los taxis, pero dejó de ser impulsada y promocionada; incluso dijo que él cuenta con la aplicación Taxi Génesis, para el mismo fin.

No descartan movilizaciones

Finalmente, los Taxistas Organizados subrayaron que la opción de movilizarse no ha desaparecido, pues si bien están abiertos al diálogo, e incluso ya confirmaron su presencia en los foros organizados por el Laboratorio de la Ciudad, han observado que desde el gobierno se está amenazando su fuente de trabajo. #Medios de transporte #Política Ciudad de México