El rostro de Arely Gómez González, titular de la Procuraduría General de la República, asoma por la boca del túnel de un kilómetro y medio de longitud por donde escapó Joaquín "El Chapo" Guzmán la noche del sábado 11 de julio, mientras el presidente Enrique Peña Nieto, a bordo del flamante Boing 787-8, se dirigía a la capital francesa en visita de Estado, acompañado de una comitiva formada por más de 400 funcionarios. Estupefacto, el rostro de la procuradora delineó el gesto definitivo con el que se recordará a este régimen de grandes reformas inconclusas que vive hoy un final anticipado.

Mientras los principales medios de comunicación del mundo entero hacían eco de la pasmosa noticia de la segunda fuga de "El Chapo", millones de ciudadanos se expresaban en las redes sociales y en las calles de este malhadado país que aspira desde hace tiempo a ser parte del club de las economías más importantes del globo. En Internet comenzaron a proliferar los memes que hacen befa del jefe del Estado mexicano y de su incapacidad como gobernante. La imagen que podría sintetizar esta avalancha de fotomontajes es la de un ingenuo EPN "chamaqueado" por un experimentado y triunfante Joaquín Guzmán Loera regresando a su sitio de monarca indiscutible del crimen organizado. En las calles, por increíble que parezca, algunos automovilistas accionaban sus bocinas con inconfundible ritmo festivo para celebrar la hazaña de un Houdini evadiendo una prisión de máxima seguridad.

Para colmo de este escenario ya perverso, sobreviene la confusión. La prensa especializada no se pone de acuerdo a la hora de fijar una exégesis coherente de este acontecimiento. Algunos comentaristas de renombre ven en la fuga de "El Chapo" una nueva tentativa del #Gobierno de la República para distraer la atención de los verdaderos temas de interés; otros concluyen que el gobierno se vio obligado a regresar a las calles a su principal narco operador ante la incapacidad de las fuerzas del orden para menguar el derramamiento de sangre en el país; otros interpretan la fuga como un testimonio vivo y doloroso de la profunda corrupción que carcome las entrañas del Estado Fallido en #México.

¿Qué realidades se aclaran con la luz al otro lado del túnel de espectacular escape? La más patética quizás sea la de una ciudadanía confundida que celebra el triunfo del crimen organizado sobre las menguadas capacidades de un Estado al que se percibe como el enemigo a vencer.  #Política Ciudad de México