El 18 de Agosto el Gobierno del Distrito Federal presentó de manera oficial un proyecto que ya llevaba tiempo cocinándose a espaldas de la ciudadanía: el Corredor Cultural Chapultepec. No se expuso como proyecto a analizar, se informó sobre el inició de la construcción de un segundo piso peatonal sobre Av. Chapultepec. Fue una imposición.

Un día antes de la presentación del proyecto se hizo público un comunicado titulado #NoShopultepec | #SíChapultepec, en el cual diversas personalidades y vecinos se manifestaron en contra de la construcción del corredor. En el texto piden  que sea derogada la Declaratoria de Necesidad publicada el 19 de mayo de 2014, en la cual se sustenta el  corredor. El mismo grupo implusa la iniciativa Otro Chapultepec Posible, con la cual pretenden recolectar propuestas para mejorar el entorno de la misma zona.

Sin embargo, esto no es suficiente para frenar el proyecto. Desde diferentes frentes se han comenzado a organizar vecinos, organizaciones y diversos especialistas para tomar medidas que permitan frenar esta construcción, la cual amenaza comenzar a mediados de septiembre.

El pasado sábado 22 de agosto se reunieron en las instalaciones del MUAC Roma representantes de diversas organizaciones como Plataforma Vecinal Juárez, Asociación de defensa Roma-condesa, Taller Participativo Barrial, así como vecino de la colonia Roma y Juárez para debatir sobre el proyecto del Corredor Cultural Chapultepec, pero sobre todo para organizar un frente común para impedir su construcción.

Uno de los puntos más recurrentes en esta reunión y en la mayoría de los pronunciamientos en contra, es la privatización del espacio público. En las diferentes presentaciones del proyecto se dice buscar la recuperación un espacio público actualmente abandonado y descuidado. Pero la construcción de un segundo piso con locales comerciales no le regresa ese espacio a la gente, se lo entrega a empresas privadas para que puedan explotarlo comercialmente. Hay otras formas de recuperar espacios públicos, como lo han demostrado proyectos como el Taller Participativo Barrial.

Mayela Delgadillo, vecina y parte del Comité Ciudadano de la Roma Norte, afirmó que este es sólo uno más de los proyectos que el #Gobierno del Distrito Federal está promoviendo de forma aislada y que únicamente “parchan” algunos problemas de la ciudad. Asegura que es necesario atender a un Programa de Desarrollo Urbano, el cual elaborar desde hace un año la SEDUVI y en el cual pueden participar los ciudadanos. Señaló también el peligro de edificar una estructura de concreto sobre una zona altamente sísmica.

Édgar Avilés, parte del movimiento Salvemos la Ciudad Frente Ciudadano, manifestó que además hay una serie de irregularidades financieras que no se están tomando en cuenta. El gobierno quiere vender la idea de que la construcción no le costará a los ciudadanos pues se hará con un 95% de inversión privada, para hacer esto se dio la concesión a estas empresas para explotar el espacio comercial por 40 años, cuando se calcula que la recuperación de su inversión podría hacerse en solo 11 años.  El GDF está malbaratando terrenos de alto valor comercial. Además  las empresas inmobiliarias llevan al menos un par de años a la caza de terrenos circundantes a la Av. Chapultepec.

Otra de las ideas con las cuales pretenden vender el proyecto es que el mismo servirá para unir las colonias Roma y Juárez ¿Cómo fomentaran la convivencia entre ciudadanos de las dos colonias si ahora la división entre las mismas será más evidente por una estructura de dos pisos?

Tras discutir las problemáticas del proyecto se concluyó que se deben unir fuerzas para frenar la construcción de este corredor. Entre las acciones a tomar tras esta reunión se encuentran: informar a los ciudadanos sobre las desventajas del proyecto mediante volantes y en medios digitales, reuniones periódicas con vecinos de la zona para mantenerse informados y unidos; y convocar a una consulta pública sobre la construcción del corredor. #Cultura Ciudad de México #Política Ciudad de México