Como en toda acción de la justica a la cual ya nos tienen acostumbrados nuestras autoridades, una vez más sale a relucir el “usted perdone”.

En días pasados el Procurador General de Justicia del Distrito Federal, Rodolfo Ríos Garza, había anunciado tener información suficiente para tener como sospechosa a una señora de la tercera edad -75 años- de ser la famosa y buscada mataperros del Parque #México.

 

Había señalado contar con 230 videos con los cuales mediante su análisis y todas las pruebas recabadas, se podría tener como resultado el verificar si la persona en cuestión era la causante de las muertes a los perros.

 

Inclusive habló de la pena de 2 a 4 años de cárcel, que establece el código penal en la ciudad.

 

Con un impresionante despliegue de personal especializado en materia de química forense, criminalística, veterinaria, video y fotografía muy al estilo CSI de la serie de televisión, fue cateado el departamento de la persona señalada como sospechosa de ser la presunta mataperros.

 

En dicho operativo realizado en la colonia San Miguel Chapultepec, se encontró la fabulosa cantidad de dos sobres de raticida, así como un USB con videos de la calle en donde se iniciaron los ataques a los #Animales.

Posteriormente al operativo se confirmo por parte de la misma PGJ del D.F. que los sobres encontrados con el raticida, no eran de las sustancia que se había utilizado para matar a los perros y que la mujer en cuestión no tenía 75 años sino 63 y que además ella negaba ser la causante del envenenamiento de los animales.

 

O sea que a pesar de todo el despliegue tecnológico y humano realizado para hacer cumplir la acción de la justicia, estamos como al principio sin ningún responsable de lo acontecido.

 

Lo único que si se ha podido confirmar, es que el envenenamiento de los perros se debió a la inhalación de una combinación de fosfuro de zinc y de estricnina, el cual es un veneno de alta efectividad y que solamente se consigue en el mercado negro.

 

Como ya lo he comentado en otros artículos escritos anteriormente, es de llamar la atención que la justicia solamente vaya a castigar a quien o quienes hayan realizado dichos actos, lo cual no debe de quedar impune, sin embargo también se debería de considerar un castigo a los dueños irresponsables que dejan que sus animales orinen, defequen y destruyan áreas de uso público y de esparcimiento.

 

¿Porqué estos dueños irresponsables, nunca recogen las heces de sus perros, los dejan correr sueltos por el parque sin correa y permiten que se metan a las fuentes a mojarse?

 

¿No debería de haber un castigo también para ellos? Sería muy bueno que quienes llevan a sus perros a caminar a cualquier parque del país, paguen una entrada o cooperación para el mantenimiento y conservación de estas áreas, para que de esa forma, empiecen a respetar a los demás. #Sociedad Ciudad de México