Ahora fue en la lateral del Periférico Oriente de la Ciudad de México dentro de la colonia Agrícola Oriental que se ubica en la Delegación Iztacalco, el lugar en donde se llevó a cabo otro lamentable fallecimiento de un ciclista.

Ayer jueves alrededor de las 3 de la tarde, el tráiler propiedad de la empresa Atcessa, cuando circulaba por la zona e intentaba incorporarse a la avenida Canal de Tezontle, golpeo al ciclista que hasta el momento su identidad no ha sido dada a conocer, causándole la muerte instatánea.

El Chofer de la pesada unidad fue detenido por el Ministerio Público para deslindar responsabilidades.

Este nuevo caso de atropellamiento a ciclistas, se suma al de la semana pasada en donde la joven Montserrat Paredes, fue embestida por una unidad de transporte público en los carriles exclusivos para ciclistas de Paseo de la Reforma.

Es necesaria una política integral de seguridad vial que garantice a todas las personas el pleno uso y seguridad al momento de transportase ya sea en vehículo, bicicleta, motocicleta o aun siendo peatón. Esta solicitud ha sido planteada a las autoridades por los padres de la joven Montserrat junto con la asociación civil Bicitekas.

Sin embargo y hemos insistido mucho en este asunto, ninguna ley vial será suficiente si no existe conciencia ciudadana, respeto a los demás y el deseo de vivir en paz y armonía por todos los habitantes de cualquier ciudad de este país.

Todos los automovilistas, deben de cumplir con un examen serio que descubra si realmente conoce el Reglamento de Tránsito y si su capacidad física y mental es suficiente y adecuada para conducir un automóvil que en sus manos se convierte en un arma letal capaz de provocar un accidente con pérdidas lamentables.

Los choferes de carga locales, foráneos y de transporte público, deberían además de cumplir con un programa de capacitación y estudios psicológicos que garanticen a la sociedad su seguridad.

Falta mucho por hacer en este tema, sin embargo es importante preguntarse porque nuestras autoridades no han hecho nada al respecto.

Mientras encontramos respuestas, tendremos como sociedad, que seguir aguantando a esos gorilas del volante prepotentes, aunque hay dignas excepciones, que manejan en cualquier carril, avientan la unidad tanto a vehículos como a personas y generan accidentes viales en ocasiones tan fuertes que provocan el fallecimiento de las personas. #Gobierno #Crónica Ciudad de México #Política Ciudad de México