Si hay algo que marca el desempeño de un portero es el número de goles que recibe. Da igual lo bueno que seas, da igual que tengas reflejos supersónicos, si no paras los balones que te llegan sencillamente no sirves. Y actualmente Casillas está demostrando que sencillamente no sirve para ser el portero del mejor equipo de Europa y de la selección que, hasta este último mundial, estaba batiendo todos los records que se le ponían por delante.

Pero ya no es solo una cuestión de cuantos goles encaja por partido, lo cual ya de por sí es preocupante, es sobre todo los goles que evita en relación con los que recibe. Ahora mismo estamos ante un portero que ha recibido catorce disparos a puerta y ha encajado ocho goles. Eso significa que si un equipo le dispara dos veces entre los tres palos tiene asegurado (estadísticamente) al menos lograr un gol.

Si cualquier otro portero del mundo tuviera esas estadísticas después de jugar cuatro partidos estaría en el banquillo. Si no fuera Iker Casillas posiblemente en el último partido no habría ni estado convocado, hubieran traído al portero suplente del Castilla y al menos tienes en el banquillo un portero que no asegura goles a tu rival.

Casillas ha sido por muchos años el mejor portero del mundo. Durante años la defensa del Real Madrid no ha estado a la altura y el equipo vivía de su portero titular. Pero ahora mismo esa época ha pasado. Iker casillas está arrastrándose de un partido al siguiente como un alma en pena que no es capaz de encontrar el portero que una vez fue. No ha sabido entregar los guantes e irse con la dignidad del que lo ha sido todo pero ya no está a la altura de su leyenda. Cuando llega la hora, hay que saber dejar sitio a los que vienen detrás e irse con la cabeza bien alta y el aplauso de un público que tiene mucho que agradecer a un portero que ha marcado una época.

Keylor Navas es el futuro de este equipo y como tal lo ven muchos de los aficionados que cada partido llenan el Santiago Bernabeu con los colores del equipo. Ahora es el turno de que Casillas lo entienda por fin y haga a su afición el último gran regalo que esta leyenda del madridismo puede hacerles, irse por la puerta grande y no por la puerta de atrás. #Fútbol