El Real Madrid ha hecho en unos pocos días más por tranquilizar a sus aficionados de lo que había hecho en toda la pre-temporada y la temporada regular. En dos partidos han logrado trece goles, todo un récord para un equipo que tras las bajas de Ángel Di María y Xabi Alonso está claramente en reconstrucción y tratando de llegar al parón invernal con lo que tiene y a la espera de encontrar unos sustitutos que en principio no estaba previsto que necesitase.

Pero ya no son solo los números, de hecho si por números fuera alguien debería preguntar como un equipo cómo el Real Madrid puede llevarse tres goles en dos partidos.

Anuncios
Anuncios

Es la sensación de que, tras unos cuantos partidos en los que no era el campeón de Europa y poco más que bastante tendría con llegar a octavos, de pronto han vuelto los jugadores al trabajo y pasan por encima a todos con la mayor fortaleza de este equipo, una pegada tan brutal que si no acabas el partido con una manita te puedes dar por satisfecho.

La defensa ha funcionado, mucho oficio y unas ayudas que han posibilitado que no exista posibilidad de llegar frente al portero con garantías. De hecho el único gol que han recibido en este partido ha sido un penalti y, aunque correcto, muy riguroso y producto de una suerte pésima y que nada tenía que ver con la calidad de juego del equipo. Keylor Navas ha logrado que nadie eche de menos a Iker Casillas, que ha tenido que ver desde el banquillo como su máximo rival a la portería del Real Madrid se reivindicaba con una actuación de portero de verdad.

Anuncios

El centro del campo ha realizado un trabajo magistral. Hace ya semanas que no veíamos a un centro del campo de garantías en un Madrid que apenas si lograba colocar los jugadores para que como mucho llevaran la pelota del punto A al punto B. Esta vez el centro sí ha sido el lugar por donde pasan los balones para llegar a los arietes con los que el Real Madrid derriba cualquier resistencia. Asier Illarramendi ha dejado firmado que, a partir de ahora, es el jugador por el que tienen que pasar los balones del Madrid.

De los de arriba, lo de siempre. En cada partido se puede confiar en que Bale y Ronaldo cumplirá. Son auténticas máquinas de hacer gol.

En definitiva, el Real Madrid ha vuelto y mejorado. #Fútbol