Hace ya muchos meses que se ha venido hablando de que Alonso acabaría por anunciar tarde o temprano (muchos pensaban que en el fin de semana del Gram Premio de Suzuka que se está celebrando en este momento en Japón) que abandona la escudería Ferrari por los pésimos resultados que los coches que le han ofrecido le permiten.

Era un secreto a voces, sencillamente era muy improbable que un piloto de la calidad de Fernando Alonso permanecería en una escudería que no le ofrecía garantías serias de, ya no ganar el campeonato (de eso nunca existen garantías), pero sí al menos de poder competir contra los demás pilotos en una cierta igualdad de condiciones.

A Fernando Alonso no le preocupa el que Ferrari no le haya ofrecido el mejor coche de la parrilla, eso siempre puede pasar. El problema comenzó cuando fue evidente que no estaba ni siquiera entre los tres primeros coches en ninguno de los campeonatos que ha disputado desde que llegó a la escudería, a pesar de que Ferrari ha admitido en múltiples ocasiones que Fernando Alonso les aportaba mucho en lo que a diseño del coche y optimización se refiere.

Ahora la prensa especializada italiana da ya por finalizada la era del piloto español de Fórmula 1, Fernando Alonso, en la escudería en la que ha competido en los últimos cinco años. Una salida que se produciría dos años antes del final del contrato, estipulado inicialmente hasta finales del 2016. Pero no sólo la prensa italiana, el comentarista español Antonio Lobato también lo ha confirmado en la retransmisión de la calificación del GP de Japón. A esto ha añadido que posiblemente el sustituto de Alonso en la escudería del Cavallino Rampante sea Vettel, que no hace mucho anunció su marcha de Red Bull.

Estos son cambios en general esperados. Alonso necesitaba salir de una escudería Ferrari que empezaba a hablar sobre que necesitaría unos cinco años para lograr volver a ser competitiva, un plazo inviable para un piloto que está en su cenit y no puede esperar a una escudería que es incapaz de darle verdadera utilidad. Es mejor para todos que Alonso se vaya y Ferrari apueste por un piloto que pueda crecer con la escudería y llegar en unos años a aprovechar el momento en el que Ferrari vuelva a ser competitivo. Es lo mejor para todos y todos deberían estar contentos con ello.