Javier Hernández Balcázar, conocido mundialmente con "Chicharito", llegó al Real Madrid consciente de ser el segundo jugador en el ataque del equipo, muy por detrás del francés Karim Benzema. Sin embargo se le pide que sea un goleador cuando el equipo necesita un goleador de verdad, pues hace mucho que en el Real Madrid tienen claro que Benzema es un delantero más dado a asociarse y a jugar con los compañeros para crear ocasiones que a lograr goles en posiciones en las que tiene que cocinárselos solo. "Chicharito" tiene que poner sobre el campo el instinto asesino que el francés no tiene.

El partido de ayer contra el Ludogorets búlgaro era la primera oportunidad que el entrenador le daba para demostrar que su apuesta por él era la adecuada y que en un futuro se le podrían dar mayores galones en partidos en los que se necesitase dar descanso a alguno de los delanteros y entregarle a él la función principal de meter goles en un partido con exigencias medias.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo esta noche no fue la suya. En primer lugar nunca se le vio ese instinto que se le pide, siempre jugó de un modo muy blandito y siempre pareció que tenían que dejarle las cosas muy fáciles para que carburase. Desde luego ese no es el papel del mexicano, para eso podríamos poner a muchos canteranos que no hubieran costado lo que costó la ficha de esta estrella.

En segundo lugar falló un golpeo a puerta vacía en un contragolpe perfecto del equipo español que dejó la pelota franca para un remate que, aunque no hubiera arreglado la imagen dejada por el jugador, al menos hubiera dejado un poso de buenas sensaciones que hubiera podido comprar otras oportunidades en futuros partidos. Sin embargo mandó la pelota fuera y, en un jugador al que solo se le piden goles, eso es muy mala señal.

Anuncios

Al final el entrenador se rindió a la evidencia y entregó la delantera a Benzema, que además logró el gol de la victoria y acabar con cualquier posible debate sobre la delantera. Habrá otras oportunidades, en el Real Madrid se apuesta fuerte por los buenos jugadores y el mexicano lo es, pero desde luego "Chicharito" no empezó con buen pie.