Luego de que este 15 de octubre se llevó a cabo en las pirámides de Teotihuacán la ceremonia previa a la inauguración de los Juegos Centroamericanos y del Caribe (JCC) en su edición 2014, que se llevarán a cabo en el estado de Veracruz, con la participación de 31 países integrantes de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe, se dio a conocer que los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional vigilarán los estadios y las villas donde se hospedarán los casi 6 mil atletas.

Amén de la serie de retrasos e irregularidades en la construcción de la infraestructura para la realización de las justas deportivas, se teme que participantes en estos JCC -que se realizarán del 14 al 30 de noviembre del presente año en distintas ciudades de la entidad- sean blanco de la delincuencia, toda vez que en recientes años los índices de inseguridad rebasaron al #Gobierno estatal y, a pesar de que fuerzas federales han incursionado para suplir a las extintas Policías Intermunicipales, no alcanzan los elementos militares para patrullar las calles y garantizar la seguridad pública estatal.

Anuncios
Anuncios

Pese a que medios de comunicación oficiales han recalcado la trascendencia de los JCC por la derrama económica que entrará al estado de Veracruz y la importancia de la tradición olímpica en México, legisladores estatales como Jesús Alberto Velásquez Flores, integrante de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso del Estado, han puesto el dedo en la llaga al mencionar el riesgo latente ya no sólo por los antecedentes de violencia y criminalidad vividos recientemente, sino también por la imagen militarizada que proyectará el estado a nivel internacional.

Debido a esto, legisladores locales de partidos de oposición como el diputado Fidel López Guadarrama, del Partido del Trabajo, han propuesto que, luego de que concluyan los JCC, los estadios y gimnasios que serán sedes -en vez de ser ocupados para centros de convenciones a la orden de empresarios- puedan ser aprovechados por los actuales y nuevos deportistas veracruzanos y de esta manera combatir los altos índices de criminalidad y delincuencia.

Anuncios

Cabe mencionar que las ciudades sedes de los JCC -Xalapa, Boca del Río, Tuxpan, Coatzacoalcos y Córdoba- se distinguen por tener un enorme potencial cultural, turístico y comercial pero son donde, asimismo, se cometen el mayor número de delitos del fuero común.