No por esperada deja de ser noticia el nombramiento del estelar pelotero cubano José Dariel Abreu como novato del año de la Liga Americana por la revista especializada Sporting News, según fue a dado a conocer mediante una nota de prensa emitida anoche por su equipo, las Medias Blancas de Chicago.

El primera base cubano, que llegó en 2013 a las Grandes Ligas del béisbol norteamericano luego de abandonar Cuba, firmó el hasta entonces mayor contrato que un cubano hubiera obtenido, 68 millones de dólares, superando al explosivo jardinero de Los Angeles Dodgers Yasiel Puig, 42 y al doble ganador de los derbi de jonrones, ahora con los Medias Rojas de Boston, Yoenis Céspedes.

En la votación por el Novato de Año, Abreu superó ampliamente a sus más cercanos contendientes al acumular 149 votos, por 4 del lanzador de Los Angelinos Matt Shoemaker con solo cuatro, los también lanzadores de los Yankees Dellin Betances y Masahiro Tanaka, quienes obtuvieron solo tres, y su coequipero Marcus Semien, con uno.

La actuación del cubano le reportó números de ensueño, hasta el punto de ser el primer novato en los más de 120 años de historia del mejor béisbol del mundo en incluirse entre los 5 primeros en todos los departamentos para la triple corona (jonrones, average y carreras impulsadas). Abreu dio 36 vuelacercas, promedió 317 e impulsó 107 carreras.

Para hacer más relevante, si se puede, su primer año, fue líder absoluto en slugging, segundo en OPS, total de bases recorridas, tercero empatado en jonrones, cuarto en extravases e impulsadas, y decimo en dobles.

El cubano, de 27 años, se unió a grandes del deporte como Albert Pujols, Ted Williams y Hal Troskycomo los únicos novatos en dar 30 dobles, la misma cantidad de batazos de vuelta completa y traer para el plato a más de cien compañeros.

Luego de un inicio de campaña que puso a temblar todos los records para un novato, incluso se llegó a pensar que pudiera superar los 49 jonrones en su primera campaña de Mark McWire, el pelotero antillano hubo de sufrir una decaída, de esperar considerando que en cuba solo se juegan 90 juegos en una temporada regular, contra los más de 160 de las Grandes Ligas.

A pesar de ello, sus 36 jonrones establecieron un nuevo record para la franquicia de los Medias Blancas, superando los 35 que había disparado en 1983 Ron Kittle. Se convirtió así como el sexto novato con más batazos de vuelta completa en la historia.

Pero lo que muchos consideran lo más impresionante del cubano es su consistencia: fue el único jugador en todas las Mayores en tener tres rachas de más de catorce juegos disparando de hit. Su habilidad de poner la bola en juego, su ética de juego, y su defensa hicieron de él un líder indiscutido en Chicago. Solo queda esperar hasta dónde puede llegar este extraordinario pelotero.