El culebrón de Fernando Alonso está llenando ingentes cantidades de portadas en los periódicos durante los meses de verano y tiene pinta de que acompañará una parte del otoño. Se trata del mejor piloto de la parrilla y ahora mismo parece que está de rebajas tras su paso por la escudería Ferrari, que no ha sido muy fructífera. La escudería italiana no ha sabido mantener entre sus filas a su mayor activo y ahora otros se pelean por ganar lo que Ferrari ha perdido. Entre estas posibles opciones para Fernando Alonso está la escudería que ya en el pasado no apostó por él y le cambió en las preferencias por un joven y novato Hamilton que salió rana.

Últimamente el piloto español no ha tenido excesiva suerte con las escuderías que ha elegido. Por un lado tenemos a Ferrari, que cada año ha añadido a su incapacidad de lograr un coche competitivo la falta de interés por apoyar en los momentos clave a su piloto. En determinados años sencillamente cedió amablemente a Red Bull la posibilidad de que el campeonato se fuera año tras año a las manos de Sebastian Vettel. Pero no hablo de malos coches, hablo de decisiones tomadas en los despachos. Por ejemplo la ocasión en la que, estando Red Bull teniendo dificultades con los neumáticos y siendo Ferrari uno de los equipos que mejor se adaptaban a los susodichos, apoyaron la vuelta a los anteriores neumáticos. Nadie en la parrilla lo entendió y Alonso el que menos.

Por el otro lado tenemos a McLaren, un equipo que contrató a un campeón del mundo y decidió que no merecía la pena apoyarle. En su lugar apostaron por un novato sin experiencia. Durante todo el campeonato cedieron la ventaja a Hamilton y, a la hora de la verdad, Lewis les falló y no pudo soportar la presión. Recordado incluso hoy fue la ocasión en la que al entrar a repostar llevó el coche a la hierba de donde no puso sacarlo. Estando a cinco puntos del campeonato a dos carreras no fue capaz de afianzar el título y este acabó en las manos de un Räikkönen que no se creía la suerte que tenía. Ahora llega la hora de decidir y parece que Alonso puede llegar a un gran equipo. Lo sabremos en Austin, según parece.