Michael "Mick" Doohan es uno de los grandes pilotos de la historia de la cilindrada reina del motociclismo. Ganó cinco campeonatos del mundo consecutivos en la década de los noventa, marca solo igualada por Giacomo Agostini y Valentino Rossi y solo pudo ser superado en el cómputo global por ambos pilotos. Giacomo Agostini obtuvo ocho premios y Valentino Rossi siete.

Sin embargo en único récord que aún sigue en pie entre los grandes es el de las doce victorias en un campeonato en el que solamente existían quince. Además en ese año, 1997, quedó segundo en otras dos de las carreras y sufrió una caída en la última prueba que no fue a mayores.

Sin embargo ahora ese récord de victorias en una temporada a pasado a ser compartido con el piloto español Marc Márquez, que hoy ha logrado en Sepang la duodécima victoria de la temporada y espera poder lograr en su país la victoria definitiva que le coloque a otro nivel respecto a sus rivales históricos.

La carrera se ha decidido en los intercambios entre los diferentes pilotos, pues en todos ellos los rivales de Márquez se han ido desgastando hasta dejar completamente franca la victoria a un piloto que ha acabado las últimas vueltas sufriendo el acoso de un Rossi que, tras el fallo en una curva, tuvo que ceder un terreno precioso a su rival.

Con esta victoria se afianza el dominio de un piloto que ante todo muestra una enorme agresividad sobre la pista que muchos de sus compañeros sobre el asfalto consideran temeraria. Sin embargo este pilotaje está trayendo una enorme cantidad de alegrías al piloto del equipo Honda y a su propia estructura.

Ahora solo queda una carrera y el piloto español se juega en ella la posibilidad de superar el récord de Doohan o quedar ligeramente por debajo, pues ya es imposible que quede al menos dos veces segundo con lo que solo queda la posibilidad de que obtenga una victoria más que el piloto australiano o quede solo en las mismas victorias pero con menores resultados globales. El tiempo dirá cómo acaba la temporada.