Durante la carrera de Sepang han saltado chispas en la categoría de Moto3. Durante toda la carrera ha habido continuos toques entre uno de los hermanos Márquez, Álex, y el piloto australiano Jack Miller en la pista. Durante toda la carrera se produjo sobre el asfalto un pilotaje bronco y de cuerpo a cuerpo que ha provocado que el piloto español y su equipo pidan una sanción contra Jack Miller a dirección de carrera.

En la argumentación de dicha petición de sanción se ha incluido un posible tapón por parte de uno de los compañeros de Miller para hacer que Márquez, que está en este momento peleando con el australiano por una posible victoria en el campeonato, perdiera aún más posiciones y permitiera así que el piloto del equipo Red Bull KTM Ajo recortar todos los puntos posibles.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo los comisarios han decidido no sancionar a Jack Miller. El propio piloto australiano ha argumentado ante las cámaras que su pilotaje en dicha carrera no es muy distinto al que durante años han practicado los hermanos Márquez, que acostumbran en todas las carreras a forzar al límite el reglamento y provocar toques a sus compañeros convirtiendo muchas carreras luchas de cuadrigas en un coliseo romano improvisado.

No le falta razón al piloto australiano, ninguno de los hermanos Márquez puede alegar pilotaje agresivo como queja hacia cualquier compañero en la pista. Desde hace demasiado tiempo llevan desestimando cualquier queja contra ese tipo de actitud cuando es dirigida contra ellos, con lo que ahora no pueden calificarlo de inaceptable. El que una estrategia no te guste cuando la practican contra ti no la hace antideportiva si se califica de deportiva cuando tu la practicas.

Anuncios

En mi opinión es un tipo de pilotaje que un día le va a costar un disgusto a alguien. A esas velocidades no es adecuado que se permita que los pilotos anden a empujones. Realmente es peligroso y en algún momento otro piloto de alta competición va a tener un accidente. Pero los Márquez no pueden decir que esto es inaceptable sin tener que pedir muchas sanciones contra si mismos.