El culebrón del verano-otoño y, al paso que vamos, invierno, es el posible futuro de Fernando Alonso en la competición automovilística. Y es que ya no se puede decir solo en la Formula Uno, pues ahora ha surgido una nueva posibilidad en el futuro del piloto. A las candidaturas de McLaren y Mercedes en la competición, se ha añadido una oferta del exterior de la Formula Uno en forma de oferta de Porsche para correr las Veinticuatro Horas de Le Mans en uno de sus vehículos. La oferta es tentadora incluso para el piloto asturiano, que en este momento aspira a intentar el asalto al título de la Formula Uno el año que viene.

Y es que las Veinticuatro Horas de Le Mans es posiblemente la carrera con más glamour de toda la competición fuera de las pistas en las que corren los monoplazas de la Formula Uno.

Anuncios
Anuncios

Se trata de la prueba de resistencia por excelencia, el lugar donde los auténticos pilotos demuestran su valía. No se trata ya de un sprint de dos horas o menos en el que un error acaba con todo y la victoria puede caer en manos de pilotos de menor nivel si la casualidad lleva al fallo de los mejores. En esta competición solo los más fuertes sobreviven y los pilotos de mayor calidad se imponen por la pura fuerza de la presión. Durante nada menos que un día entero se corre vuelta tras vuelta hasta lograr decidir quién es el equipo de pilotos más regular, cuál el equipo de ingenieros más capaz y que coche es el que mejor aguanta el desgaste al que esta carrera somete a una escudería.

Con la llegada de la noche la carrera se vuelve fantasmagórica y los pilotos tienen que soportar la presión de lanzarse curva tras curva en un circuito que no permite errores y donde cualquier despiste puede acabar con las ilusiones de todo un año y de todo un equipo que apoya y arropa a cada piloto.

Anuncios

No todos son capaces de llegar al final y muchos acaban sucumbiendo. Por eso se apuesta por los mejores para ponerse al volante y Porsche ha decidido que el mejor es Fernando Alonso. El piloto no esconde su deseo de participar en esta carrera, aunque espera hacerlo tras retirarse de la Formula Uno y no como un paréntesis. Sin embargo es un reto digno del Asturiano y muchos verían la carrera solo por ver al español subido a un coche competitivo.