Phil Jackson es un grande en la historia del baloncesto. Es el entrenador capaz de convertir un concepto como el triángulo ofensivo, denostado en su época como una estrategia menor, en la clave de uno de los equipos legendarios de las últimas décadas. Es el entrenador capaz de llegar a un equipo con grandes estrellas, pero sin ningún título y sin finales de la NBA siquiera y convertirlo en el gran equipo de los noventa. Es el entrenador capaz de llevar a Michael Jordan a ganar tres anillos consecutivos de la NBA, esperar su vuelta tras su retirada y volver a ganar otros tres anillos consecutivos. Es el entrenador capaz de llegar a unos Lakers con mucho futuro pero poco presente y llevarles a ganar tres anillos de la NBA, soportar la caída en desgracia del equipo fruto de los escándalos, ser despedido, volver y ganar otros dos anillos, tras lo cual se retiró de la cancha para no volver.

Las apuestas del Phil Jackson por determinados jugadores son de alguien que sabe mucho de este tipo de cosas. Y ahora mismo la apuesta del legendario entrenador, ahora en los despachos de los New York Knicks, es Marc Gasol, pívot español de los Memphis Grizzlies y referente ofensivo tanto en el equipo norteamericano como en la selección española. Y, esta apuesta es, además, muy similar a la que en su momento hizo por su hermano Pau Gasol en la época en la que dirigía a este equipo. Un pívot poderoso y versátil capaz de hacer de vértice en un triángulo ofensivo capaz de destrozar cualquier defensa.

Marc es un jugador muy inteligente en sus movimientos y en los pases que reparte desde su posición, puede anotar tanto cerca como lejos del aro y, por si todo esto fuera poco, es un perfecto defensor, como atestigua su premio que le acredita como Mejor Defensor en 2013. El español finaliza contrato esta temporada con los Grizzlies y su nombre ya suena en los Boston Celtics y Los Angeles Lakers.

Sin embargo, el equipo de la Gran Manzana tiene algo que otros no pueden aportar, es el equipo que cada noche observa desde el palco uno de los mejores entrenadores de la historia de este deporte.