En la escudería Red Bull no se andan con tonterías. Si no estás con ellos estás contra ellos y eso es inaceptable. Da igual que hayas logrado cuatro campeonatos para ellos en cuatro años consecutivos. En mi opinión ha sido Red Bull quien ha logrado los campeonatos para Vettel, ya que con los coches que tenía no era difícil ganar campeonatos. Sin embargo el piloto alemán decidió hacer las maletas y eso no ha gustado en la escudería.

El piloto alemán deseaba hacer unos test con su futura escudería, previsiblemente Ferrari, para empezar a trabajar en los coches del futuro. Sin embargo para la escudería no existe esa posibilidad. Sebastian Vettel es parte de la escudería Red Bull hasta cinco días después de la última carrera y hasta ese momento solo podrá ponerse a los mandos de un coche fabricado por la estructura de la escudería a la que pertenece.

En cierto sentido es muy lógico, los contratos están para cumplirlos y nada sacan los directores de la escudería cediendo a su piloto estrella a la competencia. Sin embargo esta es una costumbre que siempre ha existido en el circuito y que es parte de la buena fe que existe entre las escuderías y los pilotos. Es una manera de facilitar la transición y suele ser en ambos sentidos, pues también en Red Bull disfrutan de ese acuerdo tácito.

Sin embargo Mateschitz, propietario de Red Bull, tiene otra opinión sobre el tema. No está dispuesto a facilitar en lo más mínimo la salida. "Hace unas semanas nos dimos cuenta de que sucedía algo con Sebastian. A veces llega el momento de cambiar. Ha ganado cuatro títulos mundiales con nosotros y llegó a nuestra estructura muy joven. Ahora es el momento de lanzar a otra promesa. Deseamos a Sebastian todo lo mejor, porque la separación es consensuada y es lo mejor para todos". Bonitas palabra, pero en Abu Dhabi solo se sentará en un Red Bull. "Quedará en libertad cinco días después de la última carrera". Quedan tres grandes premios. Estados Unidos, Brasil y Abu Dhabi. Y hasta entonces al enemigo ni agua.