Roger Federer es, sin lugar a dudas, el jugador de tenis más elegante del actual circuito ATP. Tiene una muñeca que es la envidia de sus compañeros y rivales y posee la capacidad de colocar la pelota donde desee con movimientos precisos y toques suaves. Sus ángulos son imposibles e impensables para cualquier otro jugador y muy pocos jugadores son capaces de derrotarle.

De hecho dos de los pocos que son capaces de alcanzar a enfrentarse con el suizo son precisamente el español Rafael Nadal, hasta hoy segundo clasificado de la ATP, y el actual número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic. Dos jugadores muy parecidos en su estilo aunque con enfoques opuestos en la pista. Rafael Nadal es muy rápido en sus movimientos, parece llegar a todo y hace que los ángulos de Roger Federer no sean suficientes para ganar. Incluso desde el centro de la pista es muy difícil que un solo golpe logre superarle.

Además tiene un golpeo de pelota apabullante, con la capacidad de impactar la pelota y colocarla en cualquier lugar de la pista desde cualquier lugar del campo con una fuerza demoledora. Se dice que es capaz de llevar a un oponente hasta la pared de la pista solo presionándole con la derecha. Además tiene la ventaja respecto a otros de ser zurdo, sus rivales no tienen posibilidad de usar sus mejores armas contra él, pues su mejor golpe es el lugar donde los jugadores suelen tener el revés.

Novak Djokovic, por el contrario,es un jugador mucho más directo y, aunque con menor movilidad, también ha hecho del fondo de la pista su casa. Tiene una potencia de golpeo envidiable, que lleva a que sus rivales pierdan la iniciativa por pura fuerza bruta. Aporta además un juego intenso y agresivo que le permite aprovechar cualquier debilidad para subir a la red y finiquitar los puntos con una volea más que convincente.

Estos tres jugadores se reparten el pastel y solo las lesiones han llevado a Nadal a tener que rendir el segundo puesto a Roger Federer. El suizo a logrado alcanzar a su mayor rival y ahora solo espera el siguiente duelo contra el serbio. Sobre la pista del Qizhong Stadium puede que veamos en pocos días otra muestra de buen tenis entre Federer y Djokovic.