Minnesota Timberwolves y Oklahoma City Thunder están en dos puntos completamente opuestos y en direcciones contrarias. Por un lado el equipo de Minneapolis está en estos momentos en un camino ascendente y con una enorme progresión. Sus jugadores están jugando cada vez mejor y con mayor compenetración. Ya se empiezan a olvidar los problemas con los jugadores al haber renovado a muchos de ellos y estar en negociaciones para algunos más.

El equipo parece ser una apuesta de futuro y parece que traerá muchas alegrías a la franquicia. Por el contrario Oklahoma City Thunder no levanta cabeza. La lesión de Durant y la falta de un proyecto de equipo sin él han llevado al equipo a un pozo del que parece difícil que salgan sin ayuda.

Anuncios
Anuncios

Cada día está un poco peor y cada partido parece más perdido que el anterior.

El último partido acabó con una vergonzante victoria por noventa y cuatro a ciento doce que dejó a las claras que al equipo le hace falta un profundo trabajo de renovación de conceptos. Ninguno de los parciales acabó con un resultado positivo para los jugadores ante el público de la segunda ciudad más importante del estado de Oklahoma, la famosa Tulsa.

Primero llegó un parcial de veintitrés a diecinueve, una derrota por cuatro puntos que en principio no parecía grave. El siguiente parcial fue de veintiséis a veintiuno, otros cinco puntos que añadir a la diferencia para un total de nueve. Volvimos del descanso para ver un parcial de treinta y tres a veintiocho que hundió a los Oklahoma City Thunder en una desventaja de catorce.

Anuncios

Para finalizar otro parcial de cuatro puntos negativos, en este caso treinta a veintiséis para acabar perdiendo de dieciocho.

Como puede verse una caída continua y sin remisión que deja claro que este no es un buen año para los chicos de Oklahoma. Puede que las cosas cambien cuando Durant vuelva, pero hasta entonces este es un equipo en el que no parece que vaya a existir un futuro demasiado brillante. Y no hay que olvidar que Kevin Durant tiene una lesión importante que hace que, hasta que la temporada no esté avanzada, ni esté ni se le espere.